Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

viernes, 1 de julio de 2016

Dos años en un suspiro!

Ayer en la noche estuve pensando en el Blog, no sé por qué, bueno no, sí sé porqué...mientras cenábamos Yazmin y yo, le platicaba una anécdota de Miguel que derivó en una charla sobre la elección de pareja y pensé que esas pláticas debía plasmarlas porque quizá...en algún lugar del mundo...haya una pareja de chicas pensando cuán difícil puede ser tener hijos y educarlos en un mundo donde su familia será la excepción de la regla, así que decidí hacerlo pronto; pero curiosamente hace un rato me puse a limpiar mi correo, que hace siglos no revisaba, y me encuentro con los últimos dos comentarios del post pasado, que fueron escritos hace apenas unos días, así que sin duda, tenía que escribir...

Miguelito ya va a 3o de preescolar, el año pasado fue el 1o lugar de su grupo, es un niño extremadamente inteligente, mucho más que su hermanita y eso es bastante. Así que yo ya estaba organizándome para el día de la clausura, pues me sentía 100% segura de que ésta vez él sí formaría parte de la escolta... bueno, parece que mi ego volvió a ser sentado y ahora más abruptamente jaja. Al igual que Angie, quedó en el 7o lugar de su grupo, dicen sus maestras que porque hay niños de dieces "limpiecitos". En fin, que este ciclo ha estado más inquieto de lo acostumbrado y la calificación que obtuvo en conducta (8) le perjudicó lo demás, pero bueno no me voy a mal viajar pensando en que es el único niño que sabe leer y escribir en su grupo, o sumar y restar mentalmente cantidades de dos dígitos, ni que curiosamente dos compañeritos son hijos de dos maestras de la primaria...

Mi niño llega a su último grado de preescolar y está feliz, se cambió de basquetbol a fútbol y aunque yo prefería el primero, pues bueno, él disfruta correr tras el balón.  Sin embargo, la nueva es que no podrá hacerlo un tiempo, nuestro querubín se cayó de la viga más alta en gimnasia y se fracturó el codo. Gracias a Dios yo estaba ahí y me lo llevé de inmediato al hospital, donde esperaba un simple yeso y recibo la noticia de que requería cirugía y anestesia general...

Sólo las madres que han pasado por eso podrán saber lo que sentí... Pero ciertamente una no sabe cuán fuerte puede ser hasta que tienes que vivir algo para lo que creías no estar preparada.  Abrazar a un pequeño gritando de dolor y con el otro brazo consolar a una niña a la que el mundo se le vino encima cuando escuchó al doctor...mi muñeca estaba realmente asustada, creía que algo muy malo iba a pasarle a su hermanito. Así que obviamente, aunque fueron horas y horas y horas en las que quería llorar a la par de ellos, ni una gota salió. Mi muñeco fue tan valiente! No lloró con la canalización, ni con la extracción de sangre de su piecito, aguantó pacientemente todas las revisiones, los rayos X y cuando lo dejé en la puerta del quirófano sólo me sonrió tranquilizadoramente y me dijo nos vemos de ratito...

Mi esposa llegó de inmediato al hospital, ella estuvo con él las dos noches que se quedó internado y se quedó consolando a Angie mientras yo caminaba al lado de mi bebé rumbo al quirófano...no sé qué haría sin ella...

De eso hace ya dos semanas... Miguel ahora corre y brinca como chiva loca mientras a mi se me para el corazón, pero bueno, mil veces así que triste y acostado en una cama de hospital...  el próximo jueves lo revisa el ortopedista para ver si ya le quita los clavos, si, trae dos clavos para unir su codo que se partió en dos...

Angie se está convirtiendo en una niña grande, ya va a 4o de primaria, ha madurado muchísimo y ya hemos platicado de varios temas importantes que luego les contaré... Continúa en gimnasia y aunque se perdió la competencia estatal por y esguince en el cuello (también se cayó de la viga)...ella es feliz entrenando. El próximo domingo tenemos una competencia así que pronto les presumiré medallas 😃

Poco a poco nuestra familia va evolucionando...poco a poco dejamos de ser familia con niños pequeños y nos transformamos en una familia con niños cada vez más grandes, independientes y con conversaciones mucho más ricas.

Mi esposa se cambió de trabajo hace un año y gracias a Dios le va de maravilla, sale más temprano, gana mejor y es mucho más feliz. Nuestros hijos siguen quedándose con su abuela los viernes y si, aún seguimos extrañándolos... Pero esa noche que es para las dos, ha traído consigo una nueva brisa de primavera y mariposas, ya sea que vayamos al cine o disfrutemos una película con palomitas en nuestra cama, vayamos a un restaurante o sólo nos alcance para un elote preparado, compremos un café o tomemos agua de limón...los viernes son maravillosos... <3 p="">
Muchas gracias por leerme y escribirme, por recordarme que tal vez sea un grano muy pequeño el que aporta esta historia de amor, pero es un grano! Y tal vez, en algún lugar del mundo, dos chicas que creen que el amor así no es posible, puedan encontrar este rincón y descubrir que sí, el amor existe, el amor de frutos que crecen hermosos y el amor es para siempre...

viernes, 31 de octubre de 2014

No sé por dónde empezar...

Hace bastantes meses que no escribo, me he pasado estos seis meses viviendo un sinfín de cosas maravillosas que ni siquiera sé por dónde empezar...

Acabo de leer una notificación del último comentario del post de febrero...qué bien me hizo sentir, gracias Oniko.

Estoy aquí sentada, aguardando a que de la 1:30 pm para recoger a mi niño grande, ya está en 1o de preescolar!!! Ha crecido tanto y tan rápido! Cómo extraño a mi bebé que acunaba entre mis brazos...

Se ha convertido en un niño hermoso, atento, súper inteligente, que le gusta observar y analizar, igualito que mi esposa jaja.

Mi niña ahora es una hermosísima muñeca de 7 años! Ya cursa el 2o de primaria, ahora ella me corrige mi pronunciación en inglés :O  ahora estamos superando uno que otro berrinche que de repente se le salía, comienza a realizar tareas en casa, aunque no le agrada tanto.

Mi mujer y yo ya cumplimos un año de casadas! Lo celebramos maravillosamente con un final bizarro, me caí y lastimé el coddo, por lo que debí férula por un mes..

Han habido altas y bajas, afortunadamente más altas, nuestro día a día transcurre entre lunch, uniformes, tareas... Los niños suspendieron este semestre sus actividades extraescolares, pues había que organizarnos con horarios y tareas de dos.

Ahora los niños se quedan con su abuela los viernes cada 15 días, al principio nos costó mucho desprendernos de nuestros hijos...los extrañábamos desde que nos despedíamos. Poco a poco estamos disfrutando esa noche/mañana, aunque no dejamos de extrañarlos muchísimo.

Hoy es una mañana hermosa, mucho tiempo después de que empecé a escribir este post. Estamos terminando el otoño y el frío invernal ha llegado desde noviembre para quedarse.

Como todos los diciembre, hay mucho qué preparar, mañanas ocupadas totalmente en compras, preparativos y demás para nuestra posada, intercambios y especialmente el cumpleaños de nuestro hijito...ya 4 años!!!

A dónde se fueron estos años??? Sólo a nuestro corazón, donde Atesoramos sus primeros pasos, sus primeras sonrisas, sus primeras palabras, sus primeros abrazos...ahora, han crecido...ahora son niños independientes, seguros de sí, aventureros y muy buenos.  Son niños que nos han traído mucha más felicidad de la que pudimos imaginar...

domingo, 9 de marzo de 2014

Adiós, febrero

Llegaste tan pronto como te fuiste; el mes más breve del año, pero el más largo en mis recién estrenados 39 años...te abracé los primeros días con la esperanza de quien recibe una nueva oportunidad, con las ilusiones de quien ansía tocar el cielo nuevamente, con la certeza de que por fin venceríamos, juntos, cada piedrita que se nos presentara otra vez...

De tu mano crucé el umbral del más cálido consultorio en el que he estado en toda mi vida, y vaya que han sido muchos!  Abracé con fuerza la decisión a la que me orillo mi maravillosa esposa, a quien Dios, la vida, la naturaleza, el cosmos, el destino o quien sea que quieras llamarle, puso en mi camino para levantarme del vacío...finalmente regresé con mi extraordinaria doctora y a mi medicación, comencé en tus primeros días a vivir los estragos de salir de una crisis en la que por negligencia hacia mí misma estuve sumida durante tantos, tantos meses...pero qué más dio, estuvieron conmigo, a mi lado, como siempre, mis tesoros, los motores que me hacen funcionar y la única razón por la que tanto tiempo me levanté a continuar el viaje...

No terminaba aún tu primera semana, cuando una llamada telefónica me anunció la partida inevitable de aquella mujer que me conoció desde que nací y de la que tanto había aprendido; durante varios días escuchaba el timbre del teléfono y me hacía pensar en malas noticias...hasta que finalmente llegó, ni siquiera pude llorar, Angie tenía amiguitas de visita, así que no quise arruinar su diversión, me limité a mensajear a mi mujer, y mientras escribía las lágrimas rodaban sin poderlas contener...ella salió en cuanto pudo de la planta, llegó a abrazarme y a darme la certeza de que todo estaría bien, porque ahí estaba, conmigo, para mi....salimos de casa a dejar a los niños con sus primos a las 10 de la noche, y regresamos a casa después de casi 24 horas...después de decirle adiós para siempre, de recordar su sonrisa, sus palabras, su elegancia y clase a pesar de todo lo que pudiera estar viviendo, aquella hermosa mujer de 80 años, hermana de mi madre y sin embargo, tan diferentes entre sí, una mujer que siempre me respetó y trató a mi familia como tal, una mujer que me enseñó a rezar cuando apenas aprendí a hablar, y que siempre vivió congruentemente con lo que predicaba, una mujer que vivió en carne propia el rechazo, la discriminación y la soledad, una mujer que aún con las pocas conversaciones que tuvo conmigo, me dejó muchas más enseñanzas que muchas personas con quienes he hablado hasta el amanecer...

Seguiste tu paso, febrero, y llegó el día del amor, el día que celebramos nuestro amor hecho niña, ese 14 de febrero cumplimos 7 años de ser madres, un 14 de febrero que recordaremos siempre como el día que decidimos tomarnos de la mano y aventurarnos en la maravillosa historia de la maternidad...y un 14 de febrero que ahora celebramos con dos hermosos niños de la mano, con una niña que por primera vez sintió lo que era sentir roto el corazón, porque el niño al que había amado durante tanto tiempo, le dio una carta a otra niña del salón...si, febrero, este día ha sido ahora también memorable para ella, aunque no como hubiéramos querido...

Llegó el día 15, que casi cada mes llega a quedar ahogada su memoria en un mar de actividades propias de la quincena, sin embargo, este 15 recordé, sólo faltaba un mes para cumplir un año de casadas...un año?? =O  Síii!! Un año!!!  A dónde se habían ido todos los otros 11 meses??? 

Seguiste tu paso, y con cada día me enfrentaste a nuevos retos, unos de bajada...unos de subida...pero retos al fin y al cabo.  Apenas ahora, por fin logré comprender del todo que tengo una hija en la primaria, que está cambiando tanto y tan de prisa que me abruma, que a veces me cuesta aceptar la diferencia abismal con la vida cuando yo tenía 6 años, ahora tengo que seguir el paso de mi hija, encauzar su energía, proteger su integridad, velar por sus sueños e impulsarla a lograr lo que se proponga, sin perder de vista lo más importante...

También de tu mano, febrero, tuve que aceptar de hecho, que ya no tengo un bebé en casa, llegaron las preinscripciones y con ellas, la certeza en papel de que mi niño ha crecido, que en escasos 6 meses estará ingresando a la vida académica, en la que estará inmerso los siguientes 20 años...  Aunque mi niño lo espera con ansia!  Tiene una sed insaciable por aprender, diariamente hace sus "tareas" a la par de su hermanita y también una breve jornada en casa durante la mañana, cuenta hasta el 24 y por decenas hasta el 100, realiza trazos perfectos de figuras dibujadas, identifica los números por símbolo y cantidad, su motricidad fina es extraordinaria, reconoce y traza su nombre, le encanta que le leamos cuentos, especialmente Mamá y después él se los repite emocionado, adora tocar el piano, la guitarra, el tambor, la flauta, y todo instrumento que tenga disponible, es un niño adorable y maravilloso...

Pero te has ido ya, febrero, contigo se fue el invierno, contigo se cerró un capítulo de mi vida, contigo recordé feliz al lado de mi amada mujer la llegada de Angie a mi vientre y nuestra vida, contigo se abrió una nueva etapa para nuestra familia, contigo febrero, he tomado decisiones importantes para mi, para mi esposa y mis hijos, decisiones familiares que me han costado peleas telefónicas y en persona con mi madre, pero afortunadamente decisiones que planeo respetar por mi bien y por el bien de los que amo...gracias febrero, y adiós...
 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers