Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

jueves, 10 de septiembre de 2009

Recordar es volver a vivir...

Hace un rato platicaba con mi hermana por teléfono...su hija está a días de dar a luz a su primera bebé...lo que como era de esperarse la trae loca de alegría, aunque acá entre nos...ella ya tuvo su primera nieta: la pequeña Angie...pues no puede negar que su llegada fue el acontecimiento más feliz desde que tuvo a sus propios peques...

Mis hermanos tienen una diferencia de edad considerable conmigo, pues soy la menor de 6, así que ahora se repetirá la historia de que yo conviviera con sus hijos cuando aún era una niña...nuestra Angie jugará a la comidita con sus sobrinos...

Entre plática y plática salió a relucir el tema de mi parto...que sin lugar a dudas fue bastante singular:

Era un 25 de octubre de 2007...mi mujer y yo andábamos comprando pan para cenar y dando una vuelta a nuestro entonces hogar...de pronto, comencé a sentir algo raro, no era dolor, no era contracción, no era nada...sólo una sensación extraña que ni siquiera sé de dónde procedía.

Así que volteé a ver a mi mujer, que conducía esa muy clara noche por una hermosa luna llena, y le dije:
-Habríamos de ir a ver a mi hermana -médico de cabecera de nuestra familia-, no me siento muy bien.
Recuerdo muy bien su expresión cuando giró su cabeza a verme...de inmediato viró y condujo rapídisimo hasta el citado lugar...

Resulta que mi cara estaba como un globo!!! así como el resto de mí.... Llegamos con mi hermana que tenía pacientes y hasta los sacó para que me viera...de inmediato nos mandó al Hospital General, echando por la borda nuestros planes de la clínica privada que teníamos en mente... puesto que la preclampsia que se me había presentado era bastante severa...así que me mandó a que me hicieran cesárea urgente al único hospital donde contaban con todo lo necesario para cualquier emergencia...(o al único en que mi hermana confía por haber estudiado ahí...)

Llegando me ingresaron...y me pusieron una regañiza los 4 doctores que me revisaron...cada uno por su cuenta...que yo ni siquiera comprendía del todo por qué, pues yo no sentía en lo absoluto ningún malestar...que si me pude haber muerto que si mi bebé también, etc, etc...

Finalmente, el médico que me ingresó me dijo que me iban a realizar una cesárea y mandó a los residentes e internos a hacerme los estudios correspondientes y monitorearme cada varios minutos...luego una residente de esas que nunca faltan le dijo:
- ¿y por qué no intentamos que sea parto natural doctor? -a lo que él respondió:
-pues chequen cómo sigue y me informan...(clásico de los doctores que tienen una manada de estudiantes ávidos de superarse unos con otros...)

Se fue el doctor, dejando atrás y rodeando mi cama a sus inexpertos pero entusiasmados colegas en ciernes...quienes sin más se comenzaron a convencer unos con otros de cuál era la mejor opción: cesárea...parto...cesárea...parto.... Hasta que finalmente uno por ahi levantó la voz diciendo:
-¡Hagamos una apuesta!....los que pierdan invitan la cena...!!!! Claro que con mi cuerpo adolorido por tanta mano que me metieron...ni siquiera tuve tiempo de molestarme, es más...ni de reírme...

Me indujeron el trabajo de parto para ver cómo respondía y ver si se lograba el parto sin perjudicar mi salud y la de mi preciosa Angie...fueron las 10 horas más intensas de mi vida...sobre todo las últimas...porque sin la posibilidad de pararme a tener un respiro (por el catéter que ya me habían acomodado...) y sobre todo y lo más doloroso...sin que mi mujer pudiera entrar a verme y consolarme...porque "no somos familiares"!!!!! -habráse visto tal ignorancia...pero en fin...por aquí, en mi México lindo y querido en pañales... aún funciona así...

Cuando finalmente creí que ese dolor tan inolvidable iba a terminar porque me habían prometido la epidural para cuando tuviera 4 cm de dilatación, me trasladaron a la sala de preparación para el parto y oh! sorpresa...mis viejos amigos apostadores ahí nuevamente esperando por mí...una de las tímidas nuevas doctoras me hizo el tacto correspondiente para ver si ya "calificaba" para la epidural...y otra vez la misma historia...
-¿Cuánto creen que tiene de dilatación? ¿Una apuesta????!!!!!!! -pues sí...volvieron a hacerlo...

Después de contabilizar lo que cada quien opinaba...finalmente dice con una sonrisa...
-Señora, ya no le podemos poner la inyección...tiene 10 cm de dilatación y está coronando.... !!!!!

Como pudieron me llevaron a la sala de expulsión porque una hermosa bebé rosada ya quería asomarse a ver la luz por vez primera...

Después de ese momento tan sublime y doloroso a la vez...nada volvió a ser igual...cuando por fin dejaron entrar a mi mujer a verme (como una simple visita) a 6 horas de haber nacido nuestra pequeña me vio de tal forma que confirmé que quería pasar a su lado el resto de mi vida...

Mi mujer pudo ver sólo de lejos esa pequeñísima carita enmedio de un bulto de sabanitas y yo pude abrazarla hasta el anochecer cuando me la llevaron para que durmiera a mi lado...fue cuando finalmente nos vimos...nos encontramos...y sonreímos...

Hoy, a un año y 10 meses de esa hermosa noche de octubre, vuelvo a tener un nudo en la garganta y no puedo evitar que se me escape una lágrima de alegría al pensar en esa criatura tan perfecta que ha venido a transformar nuestras vidas y a darnos la felicidad completa que tanto tiempo buscamos....

Te amamos Angie!!!!!

2 comentarios:

  1. Uf!, siempre digo los chicos vienen cuando quieren podrias contar tu experiencias con los tratamientos cual usaste IIU o FIV seria util tu experiencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hay que lindo!! bueno eso del parto debe ser un poco dificil, si no digo que muchoooo, pero dicen que al tener a tu bebe en tus brazos todo eso pasa...

    Felicidades!!!..

    ResponderEliminar

Comparte con nosotras!!

 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers