Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

domingo, 15 de noviembre de 2009

¿Cómo luchar contra la depresión?

La depresión (del latín depressus, que significa 'abatido', 'derribado') es un trastorno del estado de ánimo que en términos coloquiales se presenta como un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente.(1)

Se trata de una epidemia silenciosa, que en la mayoría de las personas no se ve como enfermedad, sino como una debilidad de carácter .(2)

Hace algunos años, yo pensaba que esa tristeza sin consuelo que sentía era sólo un sentimiento pasajero, y que era algo que todas las personas experimentan...al fin y al cabo...todos tenemos situaciones que nos hacen "agüitarnos" de vez en cuando...

Fue hasta después de dos episodios severos, que me mal diagnosticaron, y al cabo de otros varios años finalmente, me dijeron lo que realmente tenía...se oye fácil, pero la verdad es mucho más complicado de lo que uno quisiera...sólo piensas: "yo no tengo eso", "el doctor se equivocó", "exagera"...para después pasar a "¿porqué me pasa a mí?", "Dios no tienen derecho a hacerme esto", "¿porqué no puedo ser una persona 'normal'?"...hasta que no queda más remedio que decir: "está bien", "sólo es una pastilla diaria", "puedo también con esto"...

Hasta que llega el día en que decidimos por fín, traer al mundo a una pequeñita...todos esos miedos, fantasmas, aparecen y más grandes aún...la misma psiquiatra me da un golpe certero: "no tengas hijos, las lesbianas sólo pueden tener perros o gatos, NUNCA un hijo porque no saben cómo criarlo...los niños necesitan un papá..."

Acudo con otro...y me encuentro con "¿Tienes miedo de tener un hijo? ¿Porqué? ¿Temes que se haga 'puñal' igual que tú...?"  ¡¡¡Dios mío....en qué manos estamos...!!!!

Así que me resisto a volver al médico, y después de buscar y buscar...y buscar...y volver a buscar información sobre las consecuencias negativas de tener un hijo para una persona con mi problema...finalmente, nos armamos de valor y suspendo la medicación 6 meses antes del procedimiento...mi mujer...ya se imaginarán...temblando de miedo de que yo tuviera alguna recaída...pero no...el amor de madre que emergía con fuerza en mi interior, me proporcionó la serotonina que necesitaba mi cerebro...porque todo iba perfecto...

Sé que ella estaba tan asustada...sobre todo después de que perdimos nuestro primer bebé...no alcanzó a implantarse bien...y sufrimos...mucho lloramos y nos amamos tanto...que al mes siguiente, finalmente Dios nos bendijo con nuestra pequeña...  Mi felicidad era tan extrema que lo último en lo que pensaba era en medicarme, además de que si volvía a tomar algo, tendría que detener la lactancia...por supuesto...fácil es la elección...

¿La depresión posparto? Claro...tuve miedo...y mucho...pero no apareció...no sé si por los extremos mimos y cuidados de mi mujer...o por haber amado tanto desde hace muchos años a ese pequeño ser que había llegado a nuestras vidas...

Así pasó el tiempo...hasta hace un par de meses, mi mujer me volvió a insistir que regresara al medicamento...porque le comenté que mi hermana me había preguntado si estaba tomando mi medicina y si necesitaba pastillas, para guardarme las muestras que le dan (ella siempre atenta a las necesidades de salud de su familia)....tal parece que presentía la oleada que se venía encima...

Es extraño cómo en un lapso de tiempo tan corto pueden ocurrir tantas cosas tan tristes...y hasta trágicas...parece que apenas estás digiriendo una noticia...cuando llega otra peor...y otra... Sé que para la mayoría de las personas, las malas noticias o los problemas personales son hasta cierto punto fáciles de digerir, o por lo menos...digeribles...

Ése no es mi caso, desafortunadamente... Me cuesta mucho más trabajo superar las cosas desagradables...y más cuando se vienen en montón...a veces quisiera ser como mi madre, que para superar todo se pone una coraza de acero y se endurece, y grita, y reclama, y ofende...claro, a veces a quien no debe (generalmente me toca...) pero aquí estoy...con mi mujer, que de verdad cada día confirmo el amor que Dios me tiene y cuánto me conoce...porque aquí sigue desde hace más de una semana...a mi lado, apoyándome y sosteniéndome...y claro, mi muñeca de grandes ojos y sonrisa que ilumina todo a su paso...mi princesa que con un beso en cada mejilla y sus tierno "No llolles, mami"...hace que el dolor poco a poco se vaya esfumando...hace que mi cerebro luche con todas sus fuerzas para vencerla...otra vez...a ella...la depresión...



1. Wikipedia
2.CONACYT
Fotografía Rafa Mengual

3 comentarios:

  1. como te entiendo!!! ANIMO!! LUCHA!! TODO SEA POR QUE ANGIE NO VEA ESAS LAGRIMAS!!

    un dia mi hija montse(3 años) me dio una gran lección, me dijo mami pareces la virgen con esas lagrimas... me dio tanta penita que he luchado y lucho porque nunca mas me vea asi

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, yo tambien he pasado por una depresion que me duro muchos años, con terapia y medicacion parecia que no mejoraba hasta que un dia me di cuenta que ya no enfrentaba las cosas de la misma manera, que me habia hecho fuerte de nuevo, pero es un proceso largo y lento, ten paciencia y sobre todo toma la medicacion y si puedes haz terapia, busca un psicologo con el que te sientas bien y adelante, yo nunca crei en la terapia pero he de reconocer que para mi fue lo mas importante para la recuperacion. Este mes yo ya consegui el alta total psiquiatricamente hablando, pase por muchos momentos en los que crei que la medicacion no funcionaba y estube tentada de dejarla, pero creeme se acaba saliendo, poco a poco, casi sin que te des cuenta.
    Siento que me haya quedado tan largo, pero es un tema que me toca muy de cerca y se todo lo que se te puede llegar a pasar por la cabeza.
    Un besote muy fuerte

    ResponderEliminar
  3. Hola chicas!

    Angie: De verdad me has dado una buena sacudida...cuando yo veía a mi madre llorar me partía el corazón...y tienes mucha razón...por ella, por mi pequeñita voy a luchar cada día con más fuerza...y evitaré lo más posible que me vea llorar...

    Mami y mamá: muchas gracias por sus palabras, no saben cuánto bien me han hecho, pues en repetidas ocasiones he dejado la medicación porque "no me sirve de nada", lo de la terapia...pues habrá que iniciar una nueva búsqueda, porque supongo que sí debe ser importante...gracias de verdad.

    =)

    ResponderEliminar

Comparte con nosotras!!

 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers