Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

viernes, 18 de diciembre de 2009

Llegaron las Posadas!!!

Finalmente han llegado...los 9 días previos a la Navidad...por fin están aquí...una de las tantas tradiciones de México es la celebración de las Posadas.


Su origen se remonta a los tiempos de la conquista, cuando los españoles llegaron a México. Los aztecas creían que durante el solsticio de invierno, el dios Quetzalcóatl (el sol viejo) bajaba a visitarlos. Cuarenta días antes de la fiesta, compraban los mercaderes a un esclavo en buenas condiciones y lo vestían con los ropajes del mismo dios Quetzalcóatl. Antes de vestirlo, lo purificaban lavándolo. Salían con él a la ciudad y él iba cantando y bailando para ser reconocido como un dios. Las mujeres y los niños le ofrecían ofrendas. En la noche, lo enjaulaban y lo alimentaban muy bien.

Nueve días antes de la fiesta, venían ante él dos "ancianos muy venerables del templo" y se humillaban ante él. Durante la ceremonia, le decían: "Señor, sabrás que de aquí a nueve días se te acabará este trabajo de bailar y cantar porque entonces has de morir". Él debía responder: "Que sea muy en hora buena". Llegado el día de la fiesta, a media noche, después de honrarlo con música e incienso, lo tomaban los sacrificadores y le sacaban el corazón para ofrecérselo a la luna. Ese día en los templos se hacían grandes ceremonias, dirigidas por los sacerdotes, que incluían ritos y bailables sagrados, representando la llegada de Quetzalcóatl, así como ofrendas y sacrificios humanos en honor a él.

Durante el mes de diciembre, no sólo festejaban a Quetzalcóatl, sino que también celebraban las fiestas en honor a Huitzilopochtli. Estas fiestas duraban veinte días, iniciaban el 6 de diciembre y terminaban el 26 del mismo mes, eran fiestas solemnes que estaban precedidas por 4 días de ayuno y en las que se coronaba al dios Huitzilopochtli poniendo banderas en los árboles frutales. Esto es a lo que llamaban el "levantamiento de banderas". En el gran templo ponían el estandarte del dios y le rendían culto.

El pueblo se congregaba en los patios de los templos, iluminados por enormes fogatas para esperar la llegada del solsticio de invierno. El 24 de diciembre por la noche y al día siguiente, 25 de diciembre, había fiestas en todas las casas. Se ofrecía a los invitados una rica comida y unas estatuas pequeñas de pasta llamada "tzoatl".

Los misioneros españoles que llegaron a México a finales del siglo XVI, aprovecharon estas costumbres religiosas para inculcar en los indígenas el espíritu evangélico y dieron a las fiestas aztecas un sentido cristiano, lo que serviría como preparación para recibir a Jesús en su corazón el día de Navidad.


En 1587 el superior del convento de San Agustín de Acolman, Fray Diego de Soria, obtuvo del Papa Sixto V, un permiso que autorizaba en la nueva España la celebración de unas Misas llamadas "de aguinaldos" del 16 al 24 de diciembre. En estas Misas, se intercalaban pasajes y escenas de la Navidad. Para hacerlas más atractivas y amenas, se les agregaron luces de bengala, cohetes y villancicos y posteriormente, la piñata.

En San Agustín de Acolman, con los misioneros agustinos, fue donde tuvieron origen las posadas.  Las posadas son un medio para preparar con alegría y oración nuestro corazón para la venida de Jesucristo, y para recordar y vivir los momentos que pasaron José y María antes del Nacimiento de Jesús. (1)


En algunos hogares, ahora se reza el rosario y se entonan cantos navideños o villancicos acompañados por panderos, castañuelas, guitarras, flautas y silbatos y la fiesta en la que se unen familiares y amigos sigue por varias horas.

Dentro de la casa los invitados empiezan a pedir sus aguinaldos, cantando alegremente: "Andale Juana no te dilates, con la canasta de los cacahuates". "Echen confites y canelones, pa' los muchachos que son muy tragones". (el nombre de Juana se suple por el del anfitrión), etc....
Así, se reparten canastitas con colaciones, se rompe la piñata, se regalan frutas y dulces y se ofrece un calientito ponche. (2)



Como se han de imaginar...Angie es la más emocionada por esto de las posadas...siendo el primer año que las vive con plena conciencia de que es una fiesta de espera del Niño Jesús...donde canta los villancicos que ya sabe muy bien, y donde corre y juega sin parar con sus primos...


Además de que realizamos un intercambio de regalitos (este año casi simbólicos...jejeje) el día de la Navidad, pero durante las posadas y domingos de Adviento hacemos pequeños obsequios a nuestro "amigo secreto"...y esto sí que le ha encantado a nuestra pequeña, espera con tanta ilusión a que digan su nombre, mientras la anfitriona va sacando los obsequios de la caja...para luego esbozar una gran sonrisa mientras grita: "¡Gracias a mi cris!"



...Esta carita es la que me hace tener esperanza de que muy pronto un día todo será mejor para nuestra familia!   Y que Ma ya no tardará en estar con nosotras...pues sigue trabajando... =(


2. EsMas

6 comentarios:

  1. ooooooooooooh!! pero como no te la comes!! qué rebonita está!

    y qué bonita historia las posadas!! aqui no se hacen. Son tradiciones muy bonitas que no debeis perder nunca ee!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que conteis las tradiciones de vuestro pais chicas, hay tradiciones preciosas que no conocia.
    Esa carita... esa carita es la que hará que nunca perdais la esperanza.
    Un beso preciosas y feliz navidad

    ResponderEliminar
  3. Que bello es recordar, aqui en España eso de las posadas no existe :( y bueno tienen otras formas de celebrar, pero leyendote extraño las posadas, el estar pidiendo posada, preparando tamales y atole y buñuelos (mi abuela los hacia a manos grandiisimos) riquisimos con su miel de piloncillo, en fin que se extraña la tierra.
    Besos y que muy pronto se cumplan todos susu sueños, la niña wapisima, vamos para verla y saber que todo saldra bien.

    ResponderEliminar
  4. Hola chicas!

    Es cierto, realmente son tradiciones muy bonitas y llenas de amor y calor en estas noches de intenso frío...

    Y también muy cierto...cómo perder la esperanza de un futuro maravilloso cuando esa carita llena de amor sonríe?....

    Les enviamos un fuerte abrazo y besos...y nuestros mejores deseos para que estas fiestas sean maravillosas!!! =)

    ResponderEliminar
  5. Esa carita llena de alegria no tiene precio, la costumbre azteca un poco... eso de sacarle el corazon... no sé yo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Lucky!

    Gracias por acompañarnos en nuestra historia...y tienes razón...eso de la sacada del corazón si era un poco extremo! ...sobre todo pensando en que cuando realizaban el sacrificio la víctima estaba conciente y viendo como lo abrían y extraían su vida...algunos aún alcanzaban a ver su corazón en las manos del sacerdote elevándolo al cielo... =O

    ResponderEliminar

Comparte con nosotras!!

 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers