Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

martes, 23 de marzo de 2010

Terrores nocturnos

Ayer fue una noche por demás angustiante y difícil de vivir...Angie se durmió alrededor de las 8:00 p.m. después de un ajetreadísimo día, en que estuvo despierta desde antes de las 7:30 a.m. y no realizó ninguna siesta... ella generalmente duerme de 11 a 13 horas continuas por la noche, y cuando duerme entre 9 y 11 horas realiza una siesta al comienzo de la tarde durante 1 a 2 horas.. es una niña acostumbrada a un ritmo de vida, a un horario que aunque no rígido, sí establecido desde que era una bebé pequeña, pues poco a poco aprendimos a ajustarnos a sus necesidades de sueño y alimento, lo que nos hizo todo mucho más ligero a las 3.

Ma estuvo con nosotras desde el principio del mes, y creyendo que iba a durar sólo unos pocos días nos dedicamos a salir a pasear, comer fuera, relajarnos...  Todo perfecto, pero nuestra vida sí sufrió algunas alteraciones... principalmente el sueño... pues al regresar de la "juerga" alrededor de las 6 o 7...lo lógico es que nuestra princesa se quedara dormidita en el coche... cargando pila que le duraba hasta las 12 o 1 de la madrugada!  Esto duró varios días, que aunque no consecutivos, comenzaron a marcar en ella (y en nosotras) unas feas ojeras...

Alrededor de las 10:30 p.m. de ayer, mientras mi mujer y yo veíamos la televisión cual novias enamoradas en el mini-hall de la casa, que está justo afuera de nuestra recámara donde aún duerme Angie...de pronto escuchamos su llanto, entré para consolarla y que continuara dormida...pero de pronto comenzó a gritar muy angustiada, mientras decía ¡No! ¡No!... la traté de tranquilizar, le hablé suavemente, le acariciaba su cabeza o lo que alcanzaba...porque al sentirme se quitaba y lloraba y gritaba... realmente era aterrador...yo no sabía si llorar con ella, despertarla, o qué hacer... la cargué como pude y trataba de controlarla, porque incluso comenzó a pegarse en su cabecita...mi mujer entró y le hablamos, le decíamos "no tengas miedo" y todas las cosas que las madres decimos... pero nada... estaba dormida y despierta a la vez...no nos escuchaba pero sí nos rechazaba...fue muy fuerte y frustrante...finalmente, después de varios minutos que nos parecieron una eternidad... Angie se calmó en los brazos de Ma... mientras la abrazaba fuertemente con todo su cuerpo, aún dormida... 

Ha sido una de nuestras experiencias más difíciles como madres, sé que yo sola habría sufrido mucho más...gracias a Dios estábamos las dos.  Después del episodio la acostamos en nuestra cama, entre nosotras, nos tomaba de las manos y nos daba besos...yo no quería pegar los ojos...tenía miedo de que algo malo le volviera a ocurrir, pero el sueño me venció...volvió a llorar 2 veces más, pero sólo una de ellas fue un poco parecida a la primera...

Lógico es que apenas amaneció corrimos a ver de qué se trataba esto, porque aunque ya habíamos leído previamente de las pesadillas, que le han dado muy esporádicamente desde el 1er año...no estábamos preparadas para lo que ocurrió anoche...y claro, seguimos sin estar preparadas... pero ahora podemos deducir un poco que se debió al cansancio acumulado que tiene...y que sin duda, comenzamos a corregir a partir de hoy.  Yazmín está en este momento viajando hacia Puebla, pido a Dios que el trago amargo no se repita otra vez...

PRIMERAS ALTERACIONES DEL SUEÑO

Mientras duerme, el sueño del ser humano pasa por dos etapas. La primera es el REM (Movimiento Rápido de los Ojos, sigla en inglés), más activo oníricamente, pero menos profundo. La segunda es el sueño Non REM (sin Movimiento Rápido de los Ojos), más profundo que el anterior y que suele presentarse en las primeras horas de la noche.

En el caso de un recién nacido se supone que el 60 por ciento de su sueño -de un total de 17 horas por día- es en la etapa REM. “Es cuando mueven los ojos para todos los lados y dan pequeños saltos, y es ahí donde sueñan. En general tienen mucha actividad y los ojos son un fiel reflejo de esto. El otro 40 por ciento es Non REM, un sueño más profundo”, explica Tomás Mesa.

Con el paso del tiempo, esta proporción se va revirtiendo y en los adultos sólo un 25 por ciento de su sueño -de un promedio de 8 horas- es en REM, es decir, sólo puede soñar 2 horas por noche, mucho menos que un bebé o un preescolar, por ejemplo.

Ya a partir del año es posible que los bebés presenten alteraciones del sueño. Aquellas que afectan la calidad, la cantidad o duración del dormir se denominan disomnias e incluyen tres cuadros diferentes: insomnia, hipersomnia (sueño excesivo) y alteraciones del sueño-vigilia. En tanto, aquellos fenómenos que ocurren mientras duermen se conocen como parasomnias y son las patologías del sueño más frecuentes en pediatría.

Dentro de esta última categoría se incluyen trastornos como los terrores nocturnos, las pesadillas, el bruxismo (rechinar de dientes) el sonambulismo, el cabeceo nocturno y la enuresis (emisión involuntaria de la orina). Las más frecuentes en la población infantil son los terrores nocturnos y las pesadillas.  (1)

¿QUÉ SON LOS TERRORES NOCTURNOS Y CUÁL ES SU CAUSA?

Durante una noche típica, el sueño pasa por una serie de fases. Cada una de ellas se asocia a una actividad cerebral particular, y la fase de movimientos oculares rápidos (MOR o REM en inglés) es cuando tienen lugar la mayoría de sueños.

Los terrores nocturnos ocurren durante el sueño no REM. A diferencia de las pesadillas (que ocurren durante el sueño REM), un terror nocturno no es un sueño desde el punto de vista técnico, sino más probablemente una súbita reacción de miedo que tiene lugar durante la transición de una fase de sueño a otra.

Los terrores nocturnos están provocados por una hiperactivación del sistema nervioso central (SNC) durante el sueño. Esto puede ocurrir porque el SNC (que regula la actividad cerebral durante el sueño y la vigilia) todavía está madurando. Algunos niños heredan una tendencia a esta hiperactivación; aproximadamente el 80% de los niños que tienen terrores nocturnos tienen un pariente que también los experimentó o bien que sufrió de sonambulismo (un tipo similar de trastorno del sueño) durante la infancia.

Los terrores nocturnos se han descrito en niños que:
  • estaban muy cansados, enfermos, estresados o fatigados
  • estaban tomando un medicamento nuevo
  • dormían en un entorno nuevo o lejos de su casa.
Los terrores nocturnos son relativamente poco frecuentes —solamente afectan a entre el 3 y el 6% de los niños, mientras que prácticamente todos los niños tienen alguna pesadilla de vez en cuando. Los terrores nocturnos se suelen dar en niños de entre cuatro y doce años, pero se han descrito en niños de solo 18 meses. Parecen ser un poco más frecuentes en los niños que en las niñas.

Un niño puede tener un episodio de terror nocturno aislado o varios antes de que este tipo de episodios desparezcan por completo. La mayoría de las veces los terrores nocturnos desaparecen solos conforme va madurando el sistema nervioso. (2)

CÓMO AYUDAR A UN NIÑO DURANTE LOS TERRORES NOCTURNOS: 

1. Trate de ayudar a su hijo a volver a un sueño normal. Usted no podrá despertar a su hijo, por lo tanto no lo intente. Encienda las luces de forma que su hijo esté menos confundido por las sombras. Haga comentarios que le tranquilicen. Abrace a su hijo si esto parece ayudarle a sentirse mejor. Zarandear o gritar a su hijo puede hacer que el niño se perturbe más. 

2. Proteja a su hijo de las lesiones. Durante un terror nocturno, el niño puede caerse de una escalera, correr hacia una pared o romper una ventana. Trate de dirigir suavemente a su hijo de regreso a la cama.

3. Prepare a las niñeras para estos episodios. Explique a las personas que cuidan de su hijo qué es un terror nocturno y qué hacer si se produce uno.

4. Trate de prevenir los terrores nocturnos. Un terror nocturno puede desencadenarse si su hijo está muy cansado. Asegúrese de que su hijo se vaya a la cama a su hora regular, y lo bastante temprano como para dormir suficiente. Es posible que los niños más pequeños necesiten dormir una siesta diariamente. 

5. Durante varias noches, observe cuántos minutos pasan desde la hora en que su hijo se duerme hasta el inicio del terror nocturno. Empiece a despertar a su hijo cada 15 minutos antes de la hora esperada del terror nocturno. Mantenga a su hijo completamente despierto y fuera de la cama por 5 minutos. Continúe despertando a su hijo de esta forma durante siete noches seguidas. Si los terrores nocturnos regresan cuando usted deja de despertar a su hijo, vuelva a repetir el proceso según sea necesario. (3)

DIFERENCIAS BÁSICAS DE LAS PESADILLAS Y TERRORES NOCTURNOS
¿Qué es?
Pesadilla: un sueño que provoca mucho miedo seguido de un despertar completo.
Terrores nocturnos: un sueño miedoso acompañado de un despertar sólo parcial desde una fase de sueño muy profundo.
¿Cuándo te percatas del fenómeno?
Pesadilla: cuando ya ha pasado y tu hijo se despierta y te habla sobre él.
Terrores nocturnos: mientras está teniendo lugar y el niño grita y se mueve agitado; después se tranquiliza y, al despertar, usualmente no recuerda lo que pasó.
Momento en que ocurre
Pesadilla: muy tarde en el período de sueño, en usualmente entre las cuatro y las seis de la mañana cuando los sueños son más vívidos.
Terrores nocturnos: cuando el sueño es muy profundo; generalmente, entre la una y las tres de la madrugada.
Aspecto y comportamiento del niño
Pesadilla: el niño llora y está muy asustado después de despertarse.
Terror nocturno: se sienta, se agita, hace movimientos extraños; llora, grita, gime, habla; tiene los ojos abiertos de par en par, el ritmo cardíaco acelerado y está sudoroso; el miedo y la confusión desaparecen cuando el niño despierta.
Reactividad
Pesadilla: en cuanto se despierta, el niño se da cuenta de tu presencia y se tranquiliza al verte o puede ir en tu búsqueda para que lo reconfortes.
Terror nocturno: el niño no parece darse cuenta de tu presencia y puede, incluso, intentar apartarte, gritando y agitándose todavía más si intentas inmovilizarlo.
Volver a conciliar el sueño
Pesadilla: es posible que le cueste volver a dormirse por lo asustado que está.
Terrores nocturnos: vuelve a conciliar el sueño rápidamente sin llegar a despertarse por completo.
Recuerdo de la experiencia
Pesadilla: suele recordar lo que ha soñado y puede hablar sobre ello.
Terror nocturno: no recuerda nada de lo que ha soñado ni tampoco la agitación o los gritos.

4. Bebés y más

8 comentarios:

  1. Bueno, no pasa nada chicas, lo digo yo que aun no tengo mi pequeña con ellos, pero lo que he leido por ahí, es que son normales y que al igual que aparecen desaparecen, un poco de paciencia y vuelta a la rutina y todo se pasará.

    Un beso para la princesita

    ResponderEliminar
  2. Espero que sea solo una cosa puntual por haber cambiado la rutina de Angie y que todo sea como siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. no pasa nada chicas, a mi aún no me ha tocado, pero he leido que es normal es una de las muchas cosas que nuestros peques a medida que se hacen mayores van experimentando, a nosotras nos duele muchsismo que se hagan grandes, a ellos tambien, de un momento a otro están empezando a crear otros hábitos, a estar con mas gente, a buscar su espacio,a ir al cole, todo les veine de repente, y pasan de ser nuestros bebés a ser PERSONITAS ,ahora vienen muchas cositas, pero son pasajeras, esta es la respuesta de muchOs de nuestros interrogantes al cómo duele crecer ?? si duele mucho y nuEstros hijos tambien lO experimentan besitos y muchos mimitos a la gorda mAs hermOSA de casa !!

    ResponderEliminar
  4. ah me la como con esa cara y esos morros !! hermosa !!

    ResponderEliminar
  5. Hola Linda,

    Puede ser que el siguiente link te ayude. Es de dos mamás con una niña que tiene ya 6 años y continúa con este tipo de problemas.

    http://roleplayingwithkids.blogspot.com/2009_11_01_archive.html

    Pueden intentar despertarla indirectamente con alguna canción o video que reconozca. Lo bueno es que lxs niñxs no parecen recordar nada de esto cuando despiertan.

    Suerte

    ResponderEliminar
  6. Que mal rato chicas, como ya os han dicho, son fases y en la mayoria de los casos esto desaparece, pero claro, esto no es un consuelo cuando veis a vuestra pequeña asi, mucho animo

    ResponderEliminar
  7. Hola chicas!

    Lucky, Aqua, Evelyn y Mami y mamá: Esperamos que efectivamente, sólo sea cuestión de volver a la rutina...

    Kar y Ro: Gracias por el link. Qué interesante historia!

    Un beso, chicas!!! =)

    ResponderEliminar
  8. wow.... vaya susto... espero realmente que pase eso y que no te pase cuando estes solita... que esten las dos... mejor que ya no pase oye... intentaro nrelajarla antes de dormir??.. aveces una baño les sienta bien... o por lomenos eso oi por ahi... pero bueno suerte y besos a las tres !

    ResponderEliminar

Comparte con nosotras!!

 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers