Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

martes, 8 de junio de 2010

¿Berrinches....yooooo???

Nuestra princesa tiene ya 31 hermosos meses...cómo ha crecido!!! ...parece que fue ayer cuando llegaba con ella en brazos del hospital, aún vivíamos en la casa que mi mamá nos prestó para que no siguiéramos pagando renta...mi mujer había comprado un edredón para nuestra cama que hacía juego perfecto con el moisés-minicuna de Angie, toda la recámara estaba llena de globos grandes y pequeños...con angelitos, con bebés y niñas, con arcoiris, estrellas, y uno especialmente lindo que decía "Thank you"...ese "gracias" me hizo un nudo en la garganta y me sentí tan feliz de poder hacer madre a esa mujer que tanto amo...era toda una princesita...completamente vestida de rosa pastel (como la mayoría de su ropa hasta hace poco tiempo...todos regalos...), desde su primer día de nacida ha sido una niña muy buena...ni siquiera lloraba para comer, esperaba pacientemente a que yo cubriera su necesidad de alimento (lo que hacía a las 3 horas o 3 horas y media a pesar de que me dijeron que no lo hiciera...que esperara su llanto...pero yo me imaginaba que tal vez se le olvidaría comer...así que le ofrecía el biberón que presurosa aceptaba)...conforme pasaron los días, cuando sentía hambre, ella ya sólo paraba un piquito como de pajarito que espera que caiga el gusanito...

Esa princesita creció...y creció...y creció...y ahora...sigue siendo una princesa, pero una princesa con voluntad propia, con gustos definidos y un temperamento fuerte, que si bien sigue siendo muy buena, cada día se define más como una niña que lucha por lo que quiere, que se esfuerza por lograr lo que se propone, que analiza, indaga, explora y finalmente actúa cuando cree que puede lograrlo...y si no lo logra... sigue intentándolo hasta que lo consigue...persistente y perseverante como su Ma...

Hace un par de meses nos estamos enfrentando a una nueva etapa en su desarrollo, una etapa complicada pero igual de hermosa que todas las demás que hemos pasado juntas...es una etapa en la que comienza a tomar sus propias decisiones y lucha porque su voluntad sea respetada, empieza a gustarle la autosuficiencia y espera que la aceptemos, puede identificar lo que le gusta y le disgusta y lo reclama imperiosa o lo rechaza con vehemencia... sí...los famosos berrinches, rabietas, caprichos o como deseen llamarles han hecho su aparición en nuestro hasta hace muy poco apacible hogar...

No sé si fueron las circunstancias lo que detonaron su aparición: un nuev@ bebé, el que yo estuviera en reposo una semana y casi no le hiciera caso, el que mi mujer se tuviera que ir precisamente esos días, el que mi madre muy amablemente viniera a apoyarnos y a darle la razón en casi todo lo que hacía...o fue finalmente todo junto...pero los berrinches llegaron...

Al principio creí que no podría manejarlo correctamente, leía los artículos y pensaba "no puedo estar pensando lo mismo que estas madres..."...pero sí, así me sentía, tal como esas madres y padres describían sus sentimientos acerca de las rabietas de sus hij@s...es como si de pronto esa pequeñita tan frágil, tan indefensa, tan hermosa y dependiente de tí hasta ahora...se convierte en una casi dictadora, intolerante, enojada, gritona, y hasta respondona criatura...!!!! Y que además cuando la enfrentas dice con tal seguridad: -¿Berrinches...yooooo? Yo no hago berrinches...si yo soy muy bien portadita...  (¡¡¡!!!)   ...qué fué lo que pasó?? cómo dejé que esto ocurriera?? no me di cuenta?? qué estoy haciendo??? ...sin duda preguntas obligadas (creo yo) de nosotras las madres...

Pero no es para tanto...a base de buscar orientación adecuada en cualquier medio posible (impreso, electrónico, pediatra, familia, etc...) no es más que una etapa que tiene-tenemos que vivir...así que aprendiendo, sin duda se vive de la mejor forma que se puede...
  
¿Qué son las rabietas? 
Descripción del problema. Las rabietas son más fáciles de reconocer que de definir. Típicamente incluyen llorar, gritar, patalear u otras muestras de ira o frustración. Conductas menos dramáticas comprenden las quejas persistentes, los chillidos y la irritación. 

Epidemiología.  
El 50-80 % de los niños de 2-3 años tienen rabietas al menos una vez a la semana y el 20 % al menos diariamente.
El 60 % de los niños de 2 años con rabietas frecuentes continuarán teniéndolas a los 3 años. De éstos, el 60 % continuarán haciéndolo a los 4 años.
La prevalencia de «rabietas» explosivas permanece aproximadamente en el 5 % a lo largo de toda la infancia.
Las rabietas importantes se acompañan a menudo de otros trastornos de la conducta significativos, como trastornos del sueño o hiperactividad.
Las rabietas no se relacionan con el sexo o la clase social.
No existe una predisposición genética o familiar. (1)
Etapas del berrinche
Antes de empezar se eleva la frustración, casi siempre comienza con un "no" o "no quiero", después inician intensamente el llanto y los gritos y de ahí puede seguir hasta hacerle daño a alguien intencionalmente, como pegar o morder, y en algunos casos excepcionales se hacen daño a sí mismos golpeándose contra el suelo o las paredes. El berrinche en un grado muy alto y que lleva tiempo de estarse ejercitando como recurso para conseguir algo, puede hacer que un niño se prive, es decir, que deje de respirar por algunos segundos.  Una vez que el berrinche se desactiva el niño luce triste y arrepentido, solloza y se acerca a su madre. El pequeño necesita ser apapachado y es importante hacerle sentir que a pesar de lo ocurrido lo amamos. Entre mayor es el niño muestra mal humor por más tiempo. (2)

¿Cómo actuar frente a los berrinches/rabietas de mi hijo?
Primero, debemos entender que es absolutamente normal que nuestros hijos demanden, pidan y tengan deseo de todo y en todo momento. Pero ésto es imposible de ser satisfecho, y tampoco es sano para él.
Marcando pautas claras desde el nacimiento, mostrándole lo que puede y no puede hacer, vamos construyendo el antídoto para el berrinche:
Poniendo límites y los "NO" bien claros.
Si bien cada familia y cada hijo es único e irrepetible, detrás de un limite está siempre la necesidad de nuestros hijos de ser contenidos y la nuestra de contenerlos. (3)

5 maneras para controlar los berrinches 
1. No le hagas mucho caso. Durante el berrinche, el niño literalmente está fuera de mente, un experto, Hoecker, J., señala que con la carga de emociones se anula la corteza frontal del cerebro, el área que toma las decisiones y resoluciones, por eso el razonamiento no ayuda, pues en ese momento no está funcionando esa parte del cerebro. Así que no hay nada que hacer en el momento, pude decirse que hasta es pero, por eso es mejor esperar a que el llanto y pataletas acaben para poder dialogar con él. 

2. Dale a tu hijo un poco de espacio. El niño por sí solo debe acabar con su enojo, lo único es asegurarse que en su berrinche no haya manera de que pueda herirse o herir a los demás. Los niños son capaces de llegar hasta sus sentimientos, tirar de ellos y recuperar el control por sí mismos, sin tener que llegar a gritos o batallas campales. 

3. Crea una distracción. Si el niño está interesado en algo más, el enojo y ofuscamiento desaparece. Una buena opción para distraerlo y llamar su atención es llevar en tu bolso algún juguete, dulce o alguna golosina que le guste. Hay mamás, quienes perciben un berrinche antes de que se inicie, y utilizan la estrategia de la distracción con gran éxito. Los niños tienen bastante corta su atención, lo que hace posible que se desvíen fácilmente de ella. 

4. Averigua lo que realmente es frustrante para tu hijo. Esto funciona muy bien para niños menores de 2 y medio años, cuando su comunicación es limitada, pero tienen todos esos deseos, pensamientos y necesidades que deben satisfacerse. Si esto no se cumple, sobreviene la frustración. Así que no vendría mal solidarizarse con él para entender esas necesidades. Palabras como: “Muéstrame lo que quieres” “Qué quieres hacer”, serían de gran utilidad. 

5. Abrázalo. Quizá creas que en un momento de berrinche es la última cosa que querría el niño, pero realmente ayuda a calmarse. Se trata de un grande y firme abrazo sin decir una sola palabra. Los abrazos hacen que los niños se sientan seguros y de alguna manera se les hace saber que estamos preocupados por ellos, aún cuando no estés de acuerdo con su comportamiento, digamos que el abrazo es el lugar más seguro para sus emociones. (4)

¿Cómo prevenirlos?
Para prevenir que los niños tengan un berrinche, enséñele a los niños a describir y ponerle nombre a sus emociones. Escúchelos antes que se salga fuera de control. Tenga una manera de lidiar apropiadamente con los conflictos. Tenga un lugar seguro – un lugar donde puedan expresar con seguridad su ira. Enséñeles a esperar su turno y a seguir una rutina. Los padres necesitan aprender a no “engreír” a sus niños con cosas. Algunos padres compran lo que sea que un niño quiera. Eso le da al niño la sensación de que es dueño del mundo, y que todos deberían darle lo que él quiera. (5)

¿Qué no se debe hacer? 
Ceder ante sus deseos  Con la rabieta el niño presiona a los padres y consigue que le den lo que quieren con tal de que se calle. Por eso, no hay que comprarle la golosina que ha generado la rabieta o darle el juguete que le hemos quitado.  Probablemente la rabia cobre intensidad, sobre todo si antes cedías y dejas de hacerlo, no te preocupes y mantente calmado, estará observando todos tus gestos y cuando pase un rato y se dé cuenta de que no consigue lo que quiere, se calmará. Pero recuerda ser fuerte en ese momento. 

Pegar o gritar  Aunque sea lo que más te apetezca en ese momento, no servirá de nada que le regañes, le pegues o le grites. Normalmente los niños no saben ni por qué se han puesto así. Esta reacción suya les desconcierta y asusta y no saben cómo controlarla. Si además les pegamos o chillamos, les vamos a asustar más todavía y su reacción se empeorará. 

Alterarte o enfadarte  Si te alteras, te pones nervioso, te hace gracia, o tienes cualquier reacción que no sea la de permanecer como ni no pasara nada, lo que le estás transmitiendo es que te estás implicando en su rabieta y sólo vas a ayudar a empeorar la situación.
Has de enviarle un mensaje claro: le vas a ayudar cuando se calme. Y hasta que eso no ocurra, ignórale, aún cuando sus gritos y llantos te coman por dentro y te sientas muy mal. Has de mantenerte al margen, el niño necesita de tu paciencia y apoyo, y por supuesto no le pierdas de vista. 

¿Qué hacer cuando el niño se ha calmado? 
Una vez que se ha calmado y sus nervios empiezan a relajarse, tu reacción ante él sólo ha de ser de cariño y comprensión. Es lógico que en ese momento quieras regañarle y que por no hacerlo te sientas mal, pero en el aprendizaje del niño las cosas funcionan de otra manera. 
Tu actitud debe ir acompañada de un mensaje en el que le hagas saber que estás feliz porque ya se ha calmado por él mismo. De esta manera estamos desarrollando su autonomía, esa por la que él comenzó la rabieta.

Dependiendo del origen de la rabieta has de hablarla con él, enseñándole que cuando tenga un problema es mejor pedir ayuda o, si se siente mal, antes de continuar que te lo diga para que le puedas ayudar.


Estos son los dos mensajes que han de aprender: La importancia de calmarse por ellos mismos y la importancia de hablar o de pedir ayuda que, en definitiva, supone aprender a comunicar los sentimientos. 
(6) 

1. Comportamiento de los niños
2. Consulta sexual
3. Planeta Mamá
4. Nosotros 2
5. Los niños en su casa
6. Todo papás

4 comentarios:

  1. Linda es común en todos los niños, ahora espera un/a hermanit@. Son muy inteligentes, aunque no se lo digas, lo presumen! entonces el 'reinado' acabará.

    Mi hijas se llevan dos años, cuando nació la menor Carla empezó a 'mamá nó!' y así fue por mucho tiempo: no a darle la comida, no a bañarla, no a darle besitos, no y no.
    Mi corazón se estrujía, porque hasta la noche antes habíamos hablado del bebé -no sabía el sexo-, ella contenta -así parecía-.

    Todo se fue acomodando poco a poco.

    Besos, espero que te encuentres bien, ya no más reposo?

    A mimarla mucho!

    ResponderEliminar
  2. que bonita historia...parece que fue ayer si señor !! lo de las rabiatas tienes razón, creo que es un cúmulo de circunstancias que a mi princesa le han llegado a ltiempo...está en su paso de ser niña y dejar atrás a un bebé...y percibiendo todos los movimientos extraños de su alrededor...las sobaditas de la panza de mamá, las felicidades de vuestros amigos por una nueva maternidad .y mil cosas mas que estaran pasando, y que conviene detener porque todo va a mayor, entre mas crece esa barriguita, se empiezan a ver movimientos de cunas, biberones y cositas en casa...asi como duele crecer, tambien duele que ya no seas la princesa única de mamá..habla mucho con ella, mucho ,integrala en absolutamente todo, poco a poco preparen todo lo del bebe las tres, y ve endulzandole el oido que será la hermanita mayor, que le traeran un regalito...que que quiere que hermano le traiga y asi....haz que ella se sienta importante, con el acontecimiento de su hermano ( a ) y cuando tengas oxtunidad, cuenta delante de todos que tu princesa esta ayudando, que está feliz, mejor dicho que ella sienta que es la protagonista...asi se mantiene entretenida u n tiempito vale !! recuerda que lo único que tienen de malo es la estatura, el resto se lo saben todo eh !! besitossssss mil !!

    ResponderEliminar
  3. si, mi bebe tiene un año y dos meses y ya empoieza a tener sus primeros berrinches, yo lo distraigo, le pongo musica, lo cambio de lugar y cuando es un NO, es NO definitivamente.
    Te cansa, a veces me siento culpable de querer zamarrearlo...pero creo que es normal....
    en fin, que nos sea leve!

    ResponderEliminar
  4. Hola chicas!

    Graciela: Afortunadamente no más reposo...aunque con las últimas noticias volveré a bajar el ritmo... =D y tienes razón, pareciera que está feliz pero a la vez creo que se siente desplazada...

    Evelyn: Realmente que la única diferencia es la estatura!! Pero cómo son tan perspicaces con todo lo que pasa alrededor! Muchas gracias por los tips y sin duda los pondré en práctica.

    YO: Así es...que nos sea leve...porque hay instantes en que pareciera no terminar nunca...pero al final del día...sin duda vemos que son unos angelit@s!!

    Un beso!! =)

    ResponderEliminar

Comparte con nosotras!!

 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers