Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

viernes, 18 de junio de 2010

Colecho en apogeo

Llegamos a nuestro hogar cuando Angie tenía 1 año 4 meses, al cumplir el año y medio cambiamos su cuna a su habitación, aunque como soy medio aprehensiva seguimos utilizando el monitor para mantenerla vigilada y al mínimo ruido extraño corríamos una u otra, o las dos -generalmente- a ver qué pasaba...nuestra princesa dormía alrededor de las 8 de la noche, lo que nos daba tiempo para salir a nuestro jardín, regar el pasto conversando a la luz de la luna y besarnos tiernamente (sin olvidar monitor en mano), después nos instalábamos abrazadas a ver la televisión mientras comíamos una que otra golosina -que me fascinan- para finalmente llegar a nuestra cama a dormir plácidamente (a veces... jejejeje....) ...podría decirse que teníamos una vida nocturna "deseable", puesto que nuestra hija contaba con un horario y lugar adecuado de sueño para no interferir con nuestra vida de pareja...

Pero como ustedes saben, llegó el invierno...y con ello la cuna de nuestra aún bebé regresó a la habitación de sus mamás...donde permaneció hasta marzo, puesto que creímos necesario que volviera a su independencia sobre todo con el aún proyecto entonces de agrandar la familia...así ocurrió sin novedad, su programa favorito de televisión sigue siendo Olivia, quien tiene una recámara propia donde le leen cuentos antes de dormir...rutina que ella conoce muy bien desde que apenas balbuceaba...así que le agradó la idea...

No contábamos con que estos meses mi mujer tendría mucho más trabajo del "normal"...y pasaría fuera de la ciudad muchísimo más tiempo que nunca antes... yo con un sueño implacable y los síntomas de los que ya me he quejado bastante...así que la solución fue decir a mi muñeca: 

- ¿Te quieres quedar esta noche con Mami?
- No, yo me quiero quedar en mi cuarto
- Anda, quédate conmigo, porque estoy muy cansada
- No quiero, mami, es que me quiero quedar en mi cuarto
- Mmmmm bueno...

La llevé a su habitación, le leí su cuento, pidió a Dios que nos cuidara y a Ma que está trabajando y se dispuso a dormir mientras yo le cantaba la canción que había pedido...a los 3 minutos se levantó y dijo: -Quiero hacer pipí.  Fuimos y se detuvo frente a mi recámara, y me dijo: -Sí me quiero quedar contigo...

Pues ahora no hay poder humano que la haga dejar nuestra cama...cuando está aquí mi mujer sí se queda dormida en la suya, pero a media noche se levanta y nos llama para que vayamos por ella o se aparece caminando...así que hemos optado por dejarla dormir, conmigo la mayor parte del tiempo, y enmedio de las dos cuando mi mujer está aquí...esto podría ser "nocivo" o "inadecuado" para muchas corrientes acerca de la crianza...sin embargo, he estado reflexionando al respecto...

Mi princesa busca mis brazos en las noches cuando siente frío, algunas veces su carita roza mi cara y sin dudarlo y aún dormida me planta unos maravillosos besos, otras veces cuando ha hecho mucho calor y levanto mi pijama para que me dé airecito en el estómago...mi preciosa se acerca y me dice: -¿El bebé está dormido? mientras le regala unos sonoros besos donde ve más abultada mi incipiente pancita... Cuando mi mujer está aquí, se le resbala cual serpiente hasta que logra quedar rodeada en sus brazos por completo... quedándose inmediatamente dormida...

Sé que pronto crecerá...estos ya casi tres años han pasado volando...y sé que pronto, ella definitivamente no querrá dormir a nuestro lado, buscará su propio espacio, se sentirá grande y deseará ansiosa la independencia de sus madres... pero también sé...que si hoy le permitimos venir a nuestra cama cuantas veces quiera, acunarse entre las dos cuando siente frío, resguardarse cuando algo le asusta....el día de mañana...cuando haya tenido un mal día en la escuela, cuando su amig@ la haya hecho llorar, cuando una mala nota la haga sentir fracasada o sienta su corazón hecho pedazos por una ilusión rota...ese día...mi princesa correrá a refugiarse en nuestros brazos... en nuestra cama...

Fotografía: Crianza Natural

7 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo cielo, me gusta cuando se acurruca conmigo, aunque después tenga un pequeño pie en mi cara.

    Yo soy muy feliz de saber que mi nena se sienta segura y protegida con nosotras; y la verdad me quedo mas tranquila cuando estoy fuera de saber que duermen juntitas...

    ResponderEliminar
  2. Saben Ma y Linda, el papá de mis hijas no estaba por las noches porque trabajaba en otra ciudad.

    Me traía a las dos y dormíamos apretujadas, es hermoso :)

    A la edad de la princesita comienzan los sueños de terror, es así que si ella estuviera en su habitación recurriría a buscarlas.

    Luego snif snif ya no desean venir a la cama de mamá, bueno la mayor sí, ayer dormimos la siesta juntas, luego que llegara de tantos días sin vernos.

    Buen fin de semana y besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Graciela!

    Gracias por tus palabras...me hacen confirmar que no debo estar equivocada...y me alegra mucho el momento vivido con tu "pequeña" mayor.

    Un beso! =)

    ResponderEliminar
  4. Cielo: Yo también me siento más tranquila...te siento tan cerca de mi...al oler su cabecita... jejeje.... Sólo que vamos a tener que ir comprando una cama más grande...dentro de unos pocos meses será insuficiente para los 5!!! =D

    Te amo!!!

    ResponderEliminar
  5. Como madre todavía no lo se, pero como hija fué maravilloso. Me acuerdo de pedir, cuando ya tenía 4-5 años, una cama de 5 metros para poder estar con ellos y mi hermana. Jaja
    Y no he salido tan mal,no?

    ResponderEliminar
  6. mira mi hijo mayor durmio con nosotros hasta los 2años, un dia me levante con un dolor de espalda que ya no me dejaba moverme asique le prepare su habitacion y alli se fue sin problema, mi marido cambio de trabajo y ahora siempre esta fuera un par de semanas al mes, en misiones de paz esta unos 4meses en el extranjero, mi niño sabe que en cuanto su papa sale por la puerta el duerme conmigo y en cuanto papa llega el se vuelve a su habitacion, nunca me preocupo demasiado el tema del colecho, mucha gente dice que no es bueno pero ellos son felices y nosotras mas todavia! ahora mi pequeña duerme con nosotros porque aun pide pecho por las noches, mi espalda empieza a resentirse por el poco espacio vital que me queda a mi pero ella aun no esta preparada para separarse de mi...
    en las noches que estoy sola en casa me siento mas segura si ellos duermen conmigo, he de decir que no me gusta nada pasar las noches sola y ante cualquier ruido me meteria debajo de la cama jajaj asique hacemos piña todos en la cama y me encanta!!! disfrutemos ahora porque algun dia nos diran NO MAMI SOY MAYOR...

    ResponderEliminar
  7. Hola chicas!

    Núvol: Al escribir este post pensaba también en mi niñez, y en cuánto hubiera querido tener la confianza con mi madre para correr a su lado cuando los árboles de afuera de mi ventana me asustaban o cuando me sentía tan triste que me la pasaba llorando parte de la noche...siendo aún muy pequeña... Y definitivamente no quiero que eso sienta mi princesa. Gracias por pasar!! =)

    Aleida: A mi tampoco me gustan las noches sola...siempre he sido un poco miedosilla... jejeje...así que...viva el colecho!! Que un día sin duda reclamarán su espacio...

    Les mando un fuerte abrazo!! =)

    ResponderEliminar

Comparte con nosotras!!

 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers