Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

martes, 3 de agosto de 2010

El instinto maternal

 Hace unos días mi mujer y yo hemos tenido varias charlas acerca de la maternidad lésbica y los grandes retos y temores que representa, ésto por una situación que viven unas chicas que conocimos hace algunos meses, muy parecida a la que nosotras mismas enfrentamos hace varios años; días después, leí un post maravilloso publicado por Hester Prynne en La letra escarlata y en una visita a un blog por el que hace mucho no pasaba, encontré algo también relacionado... Así que decidí escribir lo que para mí ha representado el camino-lucha interno por alcanzar la maternidad...

Existen mujeres que podría decirse, "nacen" con un instinto maternal excedido, o por lo menos siempre latente...yo soy una de ellas...desde muy pequeña, disfruté enormemente jugar con bebés, y siendo aún una niña, con bebés de carne y hueso, mis primeros sobrinos... la maternidad siempre fue para mí un área de la vida que quería cubrir, eso lo tuve muy claro desde la adolescencia... sin embargo, a pesar de que siempre fui muy "suertuda" con los chicos...en realidad nunca me gustaron, tuve novios para dar y regalar... jejeje... el primero cuando aún no llegaba a los 5 años...así que cuando decidí hacerme monja, mi familia en primer lugar se quedó con el ojo cuadrado, pues aunque desde muy corta edad me la pasaba en la Iglesia...nadie esperaba que fuera a "desperdiciar" mi vida entre las frías paredes de un convento... y más o menos como de película, la misma semana que iba a ingresar, un amigo de toda la vida me pidió que me casara con él, que hubiera querido esperar a que estuviéramos más grandes, pero que yo no debía cometer "el error más grande de mi vida"... y un día antes un amigo más reciente me pidió lo mismo y me dijo que esperaría al día que yo saliera, porque ese no era mi destino... Lo que son las cosas...y hasta los "caminos extraños de Dios"....fue en ese convento donde descubrí quién era yo realmente, aunque eso no implicó aceptarme del todo...pero esa es otra historia... ahí conocí a mi primera pareja...creo que al estar rodeada de mujeres, finalmente caí en la cuenta de que eso era lo que yo realmente quería... sí, amaba a Dios profundamente y lo sigo haciendo, pero probablemente la motivación que me llevó a ese lugar no era la que imaginé o tal vez fabriqué, sino que la vida como se me presentaba no era a la que yo aspiraba -formar una familia con un hombre-, así que acepté "resignada" la única opción posible que a mis 19 años yo veía... El año que estuve ahí, mi madre, sabiendo mi debilidad, no dejaba de regalarme bebés en cada oportunidad que tenía, con el mensaje implícito y explícito "si no vas a tener los tuyos, aunque sea ten de juguete"... y sí... acertaba... pues esto quebraba mi voluntad de continuar...y cuando por fin decidí salirme porque me había enamorado de una "hermana", viví el drama más intenso de mi vida, pensando en que quería estar con ella pero que eso me cerraba para siempre la oportunidad de ser madre...

Viví ese capítulo de varios años...pero mi instinto maternal, aunque lo quise apagar, no se borraba. Y sí, testaruda como siempre, pensando como la mayoría de la gente -por lo menos en mi país- que el mundo es cuadrado, decidí buscar a aquel chico que me dijo me esperaría...salimos un par de meses y nos comprometimos, yo no lo quería, mi interés con él era tener un hijo y punto -pero casada-, aunque eso me estuviera ocasionando tantos dramas emocionales internos, creo que al final -como casi siempre en mi vida- el corazón pudo más que la razón...y terminé con él, habiendo ya hasta comprado los muebles de la que sería nuestra casa, me sentía tan ruin de lastimar a un buen hombre y utilizarlo de esa forma, que preferí que las cosas terminaran mal a hacerlas peor...sin embargo, mi sueño de ser madre se esfumaba con él...

Regresé con aquella primera mujer de mi vida, pero al cabo de un tiempo reencontré y re-conocí a mi mujer, que como ustedes saben... me enamoró hasta la médula! ...y por primera vez en mi vida, mi visión cuadrada de familia comenzó a disiparse... deseé tanto tener un hijo...pero con ella, con esa mujer que tanto amaba...sólo que en ese camino que comenzaba a vislumbrarse tan posible y maravilloso...me encontré con una nueva pared...mi amada... 

Al igual que yo, ella fue educada en un ambiente religioso -aunque no tanto como el mío-, pero sí de una familia absolutamente "tradicional", esto le generó un millón de dudas y temores, muchísimos más de los que yo tenía... me hablaba de la figura paterna, de la discriminación, del "bien superior del niño" muy de moda con los actuales debates en nuestros países latinoamericanos... así que mi sueño que comenzaba a ver posible...se esfumaba otra vez...

Fue entonces cuando consideré que no podía -ni debía- continuar con una relación en la que yo no iba a ser -en el futuro- completamente feliz, la amaba más que a nada en el mundo, pero ese mismo amor me hizo pensar, por un lado, que tal vez sus dudas acerca de la maternidad un día le generarían más dudas acerca de nuestra vida en común y yo terminaría con el corazón roto, y por otro lado, creí también que yo merecía ser feliz y si yo no lo era completamente... sería imposible hacerla a ella completamente feliz... Todas estas dudas estaban en su "apogeo" cuando me ofrecieron un atractivo empleo a 8 horas de la ciudad, mi mujer estaba elaborando su tesis de maestría, lo que le ocupaba la mayor parte del tiempo los 7 días de la semana...y  yo, el poco tiempo que me quedaba libre, lo empleaba en estudiar la mía... aparentemente estábamos bien, ella me llevó a instalar, casi diario nos comunicábamos por teléfono o chat, aunque el departamento que yo rentaba no contaba con ninguno de los dos servicios, así que nuestro límite eran las 10 de la noche...yo salía a las 9 de trabajar...  

Mi "suerte" no se había acabado con los años...así que al cabo de unos meses comencé a salir con un compañero de trabajo...las lágrimas corrían a raudales por mis ojos -ante las miradas curiosas y extrañadas de todos en aquel establecimiento...aunque ella nunca lo supo- cuando por chat terminé con mi mujer...le dije que era lo mejor para las dos, que ella no podía darme lo que yo necesitaba para ser una mujer plenamente realizada y que yo no quería ser para ella una mujer incompleta que no la hiciera lo feliz que ella merecía (al menos eso era lo que estaba pensando, espero sí haberlo puesto así en aquellas líneas) ...regresé a mi casa comprometida, (aún no vivíamos juntas porque esperábamos a que ella terminara su tesis para no agregar el estrés por el drama familiar en su casa al enterarse de nuestra relación) ...fingí que era feliz, quise ser feliz, me esforcé en una relación que de antemano, en mi interior, sabía que no tendría futuro...ni siquiera pude aceptar más que breves e inocentes caricias de aquel hombre... yo estaba enamorada, amaba con tanta fuerza a una mujer, que no quería nada con nadie que no fuera ella...así que lo hice otra vez, rompí un segundo compromiso matrimonial...pero ésta vez por amor... sí, deseaba ardientemente tener un hijo...pero la amaba...

Sus grandes ojos no mienten, y sabía que ella me amaba tanto como yo...aún me culpo porque ella terminó un año después de lo planeado su tesis...medio año de su vida la hice sufrir pensando que yo era feliz con aquel hombre...nada más falso...el día que regresé a su lado y ella al mío...fue el día más feliz de mi vida, me sentí completa, radiante, enamorada y muy amada...ese día pensé "el tiempo lo dirá..."

Y efectivamente...el tiempo fue el factor clave...a su paso, volví a sentir esa necesidad latente en mi corazón y en mi cuerpo...no quitaba el dedo del renglón, pero ella tampoco... sin embargo, el amor sólo puede traer como fruto el amor mismo...comencé a ver en sus ojos una mirada diferente cuando nos topábamos en la calle con madres cargando a sus hijos, o niños corriendo por la plaza...lo mejor de todo...cuando nació mi sobrina...por primera vez conoció y tomó en sus brazos a una bebé recién nacida...y eso sin duda...abrió para ella un panorama nuevo y desconocido...no sé cuándo despertó en mi mujer su instinto maternal durante mucho tiempo dormido (espero nos lo cuentes...eh?) ...pero llegó...y con ello nuevos planes para una temida pero muy ansiada vida...que alcanzábamos a vislumbrar maravillosa... sin duda alguna hoy puedo asegurar plenamente...nos quedamos cortas...!

10 comentarios:

  1. Que diferentes son las historias personales pero que parecidas pueden llegar a ser. Mi historia es absolutamente diferente de la tuya, pero tiene tantas cosas en común.... Mi deseo de ser madre ha marcado siempre mi vida, desde los 17 años que me eche el primer novio me importó poco (o nada) quedarme embarazada. Pero mi destino era otra maternidad. Nunca me quedé embarazada y fue, cuando ya ni lo esperaba, que llegó mi marido a mi vida y adoptamos a nuestra hija, mi hija, la que tantísimo he deseado siempre.
    Preciosa historia la vuestra, preciosa.
    Besos
    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Nuestras vidas a veces complicadas tiene resultados sorprendentes cuando ya menos lo esperamos, vuestra historias tan belle y a veces triste ceo es la historia de muchas mas muejres de las que podemos imaginar.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Cuando yo era pequeña, creo que nunca me "vi" con hijos, aunque no se bien porque y tampoco jugaba mucho con muñecas. Pero tienes razón, cuando vi a P tan pequeña y encantadora, algo hizo "click" en mi cabezota y me di cuenta de que yo necesitaba una pequeña así.

    Claro que tenía mis dudas y muchos miedos, bueno, el miedo no se me quita como bien sabes, pero ese día cuando por primera vez tuve en mis brazos a mi nena...no hay como describirlo, no se como pude vivir tantos años sin ella.

    PD. Ahorremonos la mencion de personan non gratas aqui jeje

    ResponderEliminar
  4. Linda, si muchas personas leyeran tu historia, comprenderían toda la sarta de tonterías que estoy escuchando al darse la ley del matrimonio.
    Creo que no comprenden, me asusta por si tienen hijos.

    Según mi psiquiatra, no existe el instinto maternal. Desde muy pequeña deseaba ser mamá, no me importaba si era con un embarazo o adoptando...me gustan los bebes, los niños...siempre han estado ligados a mi vida de trabajo, desde los comienzos del magisterio con 12 años.

    Abrazos, me encanta que la historia haya terminado bien :)

    Ahhh también mi terapeuta, que sale por la tele -es un hombre reconocido en mi provincia-, ha dicho que por ahora no exiten conflictos en los hijos de parejas del mismo sexo. Tal vez lo crean los de afuera, porque los niños son muy inteligentes.

    ResponderEliminar
  5. Hola chicas!

    Carmen: El camino de la maternidad es tan complejo para algunas y tan sencillo para otras...que aunque no lo subestimo, porque me parece realmente maravilloso que haya parejas enamoradas que a la primera conciben un milagro de amor, creo que a las que nos ha costado tanto llegar a él lo valoramos muchísimo que cada día agradecemos esta hermosa oportunidad.

    Aqua: Es cierto, creo que ésta historia es más común de lo deseable...aunque tristemente creo también que en muchos más casos el final no es el que lleva al amor por delante...

    Graciela: Es verdad, creo que si las personas que tanto atacan a las familias LGBT se atrevieran a conocernos aunque fuera un poco...su perspectiva cambiaría radicalmente...

    Cielo: Sé que aún tienes miedo...yo también! Pero nos amamos y mucho...y todo saldrá bien como hasta ahora. Dios nos regaló dos pedacitos de cielo...qué más necesitamos? Angie es feliz y nuestr@ bebé...seguramente lo será igual que nosotras tres. Y no se podían omitir detalles (personas)... jejeje...qué le vamos a hacer!

    Les mando un fuertísimo abrazo y muchos besos!! =)

    ResponderEliminar
  6. Me sentì identificada con tus palabras, hay algo en tus relatos que me hace repasar mi vida, hay ciertas historias en tu blog que son tan parecidas a las mìas.

    Miles de besos hermosa familia.

    ResponderEliminar
  7. Linda, he vuelto mi mundo privado me asfixio, por andar alli encerrada blogger la cogio conmigo y no me llegaban actualizaciones ni nada, pero no me di por vencida y he vuelto al público y precisamente por esto, no quiero perderme tantas historias tan hermosas como la tuya, y compruebo una vez mas que tenemos un destino marcado, que tarde o temprano resulta, todo lo que tenias preparado para ti alli está, a tu lado, te haya costado mucho o poco, aqui estás desde algun lugar del mundo contando tu historia, que ami personalmente me ha fascinado, al final el corazón siempre manda, es algo que tenemos predestinado !! un beso a ti a tu Ma, a tu princesa y a tu nuevo retoño, ainssssss que linda historia de verdad !! y aqui estoy, ya te sigo, te he nviado una invitacion a ver mi blog de fotos, cuando entres alli entenderas todo si no la recibes me dices...igual dando click en mi icono de seguidores llegas a mi nuevo blog !! besos cariñossssssssss

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Aun no soy madre, pero es una ilusión muy grande que tengo y que siento de alguna forma se la he contagiado a Jat, ella dice que nunca ha tenido ese instinto (segun ella) pero ahora al ver a un bebe chiquitin como les dice se emociona mucho y dice, "cuando tengamos nuestra bebe", a mi tambien muchas veces me ha pasado por la cabeza el estarme perdiendo de esa parte por no estar con un hombre, más hoy en día hay tantos metodos que se que a lado de una mujer tambien puedo ser plena.

    Tu historia es tan linda, y lo mejor que estas con la persona que eres feliz en toda la extensión de la palabra.

    ¡Les mando un fuerte abrazo!

    nota, elimine el otro comentario por un error de letra que tuve y si lo dejaba asi se lei muy fuerte y erroneo, ya lo corregí. :D

    ResponderEliminar
  10. Hola chicas!

    Dany: Es complejo esto del amor...a veces pareciera que es una misma historia repetida en diferentes cuerpos...diferentes países...diferentes finales... Afortunadamente, nosotras podemos sonreír al pensar que nuestro final es "y vivieron felices para siempre..."!! Como siempre un gusto tenerte por aquí.

    Evelyn: Me alegra mucho que estés nuevamente con un blog público, pues como en aquella ocasión te dije, hay muchas mujeres que al leer tu historia aprendemos a salir adelante de lo que venga! Eres una mujer muy valiosa y valiente y sin duda, ejemplo para tantas...! Ya te estoy siguiendo en ambos. Y muchas gracias por tus palabras, y es cierto el corazón al final siempre manda! =D

    Bereri: No tienes porqué perderte nada sólo por no estar con un hombre, como has visto en tantas historias de los blogs amigos y en éste, la maternidad es un regalo y una bendición (desde mi perspectiva, de Dios), así que creo que cuando hay amor por delante, sin duda el amor hecho personita llegará!!

    Les mando un fuertísimo abrazo y un muy cariñoso beso! =)

    ResponderEliminar

Comparte con nosotras!!

 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers