Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

martes, 29 de mayo de 2012

¿Cosas de niñas?

Mi muñeco cada día está más hermoso!  Crece y crece, y aunque aún no recupera del todo su apetito, ya comienza a incrementar su consumo diario de todo lo que le gusta.  Hace algunos meses, mi mujer y yo platicábamos que el próximo año nos asaltaría el refrigerador, pues a él le gusta siempre elegir lo que desea comer...jajaja...a su año con 4 meses, ya lo hace  =O  Nuestro pequeño encontró la forma de hacer cierta palanca, de manera que emplea todo el peso de su cuerpo para abrir la pesada puerta...y sí...lo ha logrado, abriendo todo un mundo delicioso para él, donde encuentra lo que le gusta y feliz me lo lleva para que se lo destape: gelatina, petits, yogurt, fruta...(que es lo que desde hace 4 años abunda en nuestro refrigerador) y claro, en su exploración ya rompió varios huevos  =D


Es un niño hermoso, que trepa a todo lo que se le ponga enfrente, le encanta subirse a sofás, sillas, respaldos, etc. a brincar y/o bailar, le gusta hacerse sus cuevitas, pues se mete en todo lugar que esté lo suficientemente grande para él y lo suficientemente pequeño para que nada ni nadie más quepa, excepto el juguete que tenga en mano, comienza a aprender a correr, aunque esto le traiga muy frecuentes caídas, camina feliz por toda la casa sin descanso...pero para mí  =S  porque en su área de juego, no hay nada que le divierta más que tirar toooodos sus juguetes por lo menos 4 veces al día...y estamos hablando de no pocos carritos y similares, juguetes didácticos, bloques, animales, peluches, y un gran etcétera...pero bueno, todo sea por el aprendizaje... jejeje  ;)


Para mi bebé, no hay mejor momento del día que la hora de ir por su hermanita al Jardín, cuando le digo que ya es la hora de ir por Angie, corre a su carriola y me señala el asiento para que lo suba, su hermana sin duda es su ídola, no hay nada que haga ella que él no quiera imitar, camina hacia donde va ella, se sienta cuando ella lo hace, baila junto a su hermana y cuando la ve acostada, corre a hacerle una "plancha"... y cuando no le hace caso, su arma infalible es jalarle el cabello cada vez más fuerte, obteniendo claramente toda su atención y sus gritos descomunales! 


Angie cada día se vuelve más "princesa" (y yo creía que eso no era posible)...le gusta mucho jugar con sus bebés, con sus princesas, a la escuelita -donde ella es la maestra y todos los demás somos sus alumnos-, le gusta construir castillos con los bloques de madera, pero su juego favorito...es elegir algo de su guardarropa -después de sacar 4 o 5 cambios previos-, sentarse en su tocador, colgarse  hasta el molcajete (aunque está adquiriendo un sentido de la combinación y arreglo personal muy aceptable para su edad), aplicarse su brillo labial y cambiarse N cantidad de mis zapatillas en una sola tarde, para pasearse por toda la casa, con un gracioso andar, mientras nos da las instrucciones acerca del personaje que seremos en cada juego...


Miguelito sólo emplea 3 palabras en su vocabulario: Mami -como llama a todas las personas con las que convive, aunque con un énfasis especial para mi mujer y para mí-, Coca -denominando así a todas las bebidas o alimentos indistintamente-, y por supuesto: Ayi -ya que no existe en el mundo nadie más especial que ella-.


Lógico es suponer, que los juegos de nuestra princesa, son los juegos que él conoce y participa, así que nuestro bebé, al que sin duda y sin que nadie se lo enseñara, le gustan los caballos, los carritos, le fascinan las pelotas y adora las motos y su potente ruido...también ha comenzado a colocarse pulseras en las manos, diademas y coronas en la cabeza, a jugar con muñecas, y hasta a llenarse la carita de maquillaje, imitando a la que sin duda, es su heroína...


"Éstas son cosas de niñas, mi bebé", le he dicho en repetidas ocasiones, mientas le intercambio la diadema o pulsera por un carrito o un animalito de plástico.  "Mira, vamos a jugar con X", continúo diciéndole.  Las primeras ocasiones que lo hice, me sentí un poco rara, de hecho, sentí como si estuviera traicionando lo que soy...la diversidad...casi casi me sentí homofóbica...pues estaba estereotipando los juguetes y guiando el juego de mi hijo hacia actividades "propias de niños"...


Desde que lo hice por primera vez, me comenzó a dar vueltas el asunto, de pronto empecé a analizar algunos referentes al respecto, virtuales y tangibles acerca de dejar o no a los niños jugar con lo que quieran. indistintamente de si son juegos/juguetes de niños, niñas o ambos...


Finalmente, llegué a la conclusión que mi hijito tiene sólo 1 año con 4 meses de edad...su entorno está plagado de cosas femeninas, vive con 3 mujeres, de las cuales 2 son hipercoquetas y se cuelgan hasta la cacerola, la otra, aunque es mucho más sobria al vestir y le gustan actividades mucho menos delicadas, poco está en casa, así que las observaciones cotidianas de mi pequeño son bastante polarizadas al opuesto de su género.  Por lo tanto, creo que no estoy cometiendo ningún pecado contra el gremio jejeje, al guiar a mi bebé en su juego...tal vez, un día, cuando él tenga la edad suficiente para distinguir qué actividades le llaman más la atención, lo vea colocándose una corona en la cabeza o usando brillo labial...y entonces, lógicamente lo respetaré...pero hasta entonces, es mi obligación brindarle todas las oportunidades y posibilidades de conocer (por llamarlo de alguna manera) las cosas de niñas y las cosas de niños...¿o ustedes qué opinan?

7 comentarios:

  1. No creo que tenga nada de malo que use diademas o se ponga maquillaje, ¿porqué quitárselo entonces? está bien que disponga de motos, coches o pelotas para jugar pero no creo que haya que decidir por él cual es el juguete proprio de su sexo con el que debe entretenerse y aprender. Nuestros hijos no son una posesión y por mucho que lo intentemos no van a ser el día de mañana lo que nosotros queremos de ellos si no lo que ellos quieran. Pero supongo que se nos olvida muy pronto lo mal que lo pasamos cuando nuestras madres intentaron que fuésemos algo que no somos, lo mal que nos hacian sentir por no cumplir sus espectativas y al final tratamos de dirigir incluso el juego de un bebé de un añito. Desde luego que hay que poner límites a los niños pero no intentar cambiar su personalidad. Bueno esta es mi opinión, mucha suerte.

    ResponderEliminar
  2. Hola anónimo!

    Gracias por pasar por aquí y por tu comentario. Estoy completamente de acuerdo con que los hijos no son una posesión, y en lo absoluto quisiera que fueran como yo quiero el día de mañana. No se en tu caso, pero en el mío, jamás podría olvidar lo mal que la pasé y de hecho lo mal que la sigo pasando en algunas ocasiones por el rechazo absoluto por parte de mi familia, o el no llenar las expectativas que tenían; de hecho, si has leído anteriormente este blog, te darás cuenta de que sigo inmersa en una relación complicada con mi madre y demás miembros de mi familia, así como mi mujer, por lo que soy extremadamente cuidadosa -o por lo menos hago mi mayor esfuerzo- en cuanto a la crianza de mis hijos. Por otro lado, creo que a la edad de 1 año aún no se ponen límites en el juego...bueno, de hecho tampoco a los 4 con mi princesa...y para ser sincera, creo que a ninguna edad deben ponerse límites en el juego -a menos que se trate de un juego dirigido-, que es de lo que trata este post; ahora en cuanto a límites en los demás aspectos de su vida, pues éstos varían de acuerdo a la edad que tengan, pero si eres madre, esto lo sabrás muy bien. Imaginé que este post podría generar algunas susceptibilidades, sin embargo, ten la certeza de que soy la menos indicada y obviamente la menos deseosa de querer cambiar la personalidad de mi hijo...sobre todo al año de edad, cuando en lo absoluto está definida, tampoco señalé que fuera malo el que se pusiera una diadema o maquillaje, sólo expuse las cosas como se están dando en nuestro hogar 100% femenino, mi hijo no tiene referentes masculinos en su vida cotidiana, no hay niños de su edad en nuestra cuadra, no asiste a la guardería y sus primos son demasiado grandes como para querer jugar con él cuando esporádicamente los vemos, por lo que decidí enseñarle por lo menos de forma verbal, las actividades que realizan comúnmente los varones y/o las niñas... Tal vez cuando las identifique realmente -y ésto será entre los 2 y 3 años-, él opte por continuar jugando con su hermana a la comidita o vestirse con ella de princesa...y entonces, como lo escribí, por supuesto que respetaré su elección, pero mientras tanto, creo que es mi obligación proporcionarle elementos para que conozca de todo, no lo crees?

    Saludos!! =)

    ResponderEliminar
  3. Hola Linda, creo que a veces es difícil por que nos saltan los estereotipos con los que nos hemos criado, de todas formas si lo haces como una cosa natural no tiene por que crear conflictos, mira en casa no hay ninguna figura masculina y Daniel es un niño muy niño como me dijo su profesora, jajajaja y yo en su momento cuando el tenia un año y pico pidió una Dora para Navidad y se la compramos y bueno ahora pasa de ella pero si ve algún juguete de niña que le gusta igual lo pide pero no le quita su pasión por los coches. Ellos tiene ya su personalidad y es lógico que imite a su hermana mayor ¿quien no lo ha hecho?

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana!

    Y aunado a los estereotipos, llega también el temor -por no decir terror- de no hacer bien las cosas; he seguido dándole vueltas al asunto, y supongo que es la razón por la que he sentido esta necesidad de "suplir" lo que naturalmente no podemos ofrecerle, pero creo que comenzaré a relajarme y dejar que las cosas sigan su curso...pues con los elementos que hemos puesto a su alcance, seguramente tendrá variedad para elegir lo que más le guste. Muchas gracias por tus palabras, de verdad me han alumbrado ;) Te mando un abrazo! =)

    ResponderEliminar
  5. Estimada Linda,

    soy profesora de niños y niñas de Educación Infantil, y además de eso, soy una persona con unas ideas bien reflexionadas con respecto a lo que cuentas.

    Como pides opinión, yo te daré la mía, respetando en todo momento lo que hagas.

    Para empezar, el error no está en ofrecerle a tus hijos/as (porque debes ofrecerles a ambos) todo tipo de juegos y juguetes, el error está en el momento en el que le dices al chico: "Eso es de niñas".

    Contra eso andamos luchando la mayoría de profesores/as actualmente.

    Para empezar no hay un juego de chicos o un juego de chicas. Una muñeca o una corona o una pelota o un camión, puede ser divertido para un niño y para una niña, obviamente. El juego en sí mismo, durante los primeros años, constituye una imitación del mundo adulto: jugar a ser maestros/as, médicos/as, bomberas/os, artistas, dragones o deportistas, para ellos es una fuente de goce, de diversión pero también es una forma de imitar a los adultos, de jugar a ser mayores. Y, lo hermoso de esto, es que al ser un juego, no tienen esa presión social repleta de obsoletos prejuicios, sino que en el juego, los niños/as son LIBRES de fantasear, imaginar, crear y divertirse como gusten.

    Si le inculcas poco a poco a tu pequeño, que hay cosas de chicos y cosas de chicas, coartas la libertad infantil de jugar a lo que realmente le apetece. Pon a su alcance numerosos juegos, de toda índole, pon a su alcance actividades deportivas y también artísticas, ofrécele ( y a tu niña también eh) cuentos, poemas, canciones, de todo, libre de prejuicios, y que él decida a lo que le gusta jugar, a lo mejor una tarde quiere ser bombero y otra prefiere maquillarse, ambas actividades son divertidas y lícitas.

    Por otra parte, si tu misma defiendes la idea de que debería tener "un modelo rudo y masculino" (porque hablas de que tu hija y tu sois muy femeninas, y dejas entrever que tu mujer es más sobria PERO no está en casa), estás perpetuando la idea de que dos mujeres no deben tener hijos/as, pues según tus ideales, un niño tiene que tener un referente viril que le muestre cómo caminar, jugar al fútbol y ser más bruto.

    Y, en esto, para mí, consiste el error. Un niño o una niña sencillamente es una persona, que necesita desarrollarse, ser cada vez más autónomo/a, aprender las normas sociales de convencía y respeto, sentirse amado/a, ser cuidado/a y protegido/a, pero NO necesita mirar a un hombre o a una mujer para ser más masculino o femenino.

    Créeme, y si no, piensa en la cantidad de mujeres masculinas que tuvieron un papá viril y una mamá ultrafemenina.

    Tu concepción es algo sexista, y siendo homosexual, no es muy positivo que les eduques en ninguna clase de prejuicios(aunque sé que lo haces con la mejor intención, para nada trato de juzgarte), o te encontrarás con futuros adolescentes prejuicios, cerrados de mente, incapaces de aceptar la DIVERSIDAD cuando su propia familia lo es.

    En resumen: en casa es positivo que existan juguetes de TODO TIPO (acuarelas, disfraces, maquillaje, casitas, muñecos, camiones, balones, lienzos en los que pintar, etc), para que tu hijo y tu hija sean libres de jugar a lo que gusten. Y sería bueno evitar frases del tipo: esos es de niños o eso es de niñas, porque el juguete en sí mismo solo es un medio de diversión, goce y disfrute exento de prejuicio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias me ha encantado tu explicación. Bss

      Eliminar
  6. Hola Caminos del Espejo!

    Agradezco enormemente el tiempo que has tomado para explicarme "con peras y manzanas" lo que estoy haciendo. Cuando ejercía mi profesión, me encontré con varias madres como yo estoy actuando ahora, que con la mejor de las intenciones y buena voluntad por ofrecer a los hijos todo lo que necesiten en todos los aspectos de su vida, cometían uno que otro "desliz" -como yo- trayendo como consecuencia un perjuicio en lugar de un beneficio.

    Estoy completamente de acuerdo en tus observaciones, y me has hecho caer en la cuenta de que mi forma de actuar puede llegar a ser incongruente con lo que soy y sobre todo con lo que quiero enseñar a mis hijos. Supongo que ha sido, como le comentaba a Ana, el miedo el que ha imperado en mi actuar, pero recapitulando de manera objetiva, ciertamente los niños, a pesar de no tener aún definida su personalidad, sí tienen gustos muy definidos, y curiosamente, como lo hemos platicado mi mujer y yo, muy inherentes a lo que comúnmente realizan sus congéneres, ya les comentaba antes, nuestro bebé aunque tan pequeño, es todo un bam bam...un cavernicolita que ama los juegos rudos y sí...es un brutote cualquera, a pesar de vivir en un hogar plagado de rosa...

    Y en realidad no me preocupa si a él le gustara más el ballet, cocinar o jugar futbol...lo que en sí me hacía ruido era forzar su desarrollo hacia el lado femenino, sin darle la oportunidad de conocer ambos, esa era en sí la preocupación que no había sabido manejar.

    Y es cierto, mi actitud de intercambiar los juguetes, es definitivamente sexista, por eso agradezco mucho que me lo señales desde el punto de vista pedagógico, ya que me hizo verme desde otra perspectiva; sé que nadie que conozca me lo diría, todo lo contrario, alimentarían y hasta celebrarían mi error.

    Te mando un fuerte abrazo de gratitud. =)

    ResponderEliminar

Comparte con nosotras!!

 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers