Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

martes, 26 de febrero de 2013

Amo a mi peque...soy un papá lector

Así dice la medalla de fomi que mientras nos tomaban una foto, me colocó mi princesa el miércoles pasado que fui a leer un cuento a su grupo en la biblioteca del Jardín.  Cuando la vi, pensé...¡¿cómo que papá?!...minutos después me respondía a mí misma...eso es lo de menos...

Amaneció ese miércoles un sol precioso...que calentaba tibiamente haciendo pensar cuán cerca está ya la primavera... La noche anterior fue una muy mala noche para mi mujer, que ardía de fiebre y se levantaba cada media hora al baño...influenza, fue el diagnóstico de mi hermana a media mañana que fuimos a verla para que la revisara...así que bien empastillada, venía casi dormida en el trayecto de regreso a casa...pero con todo y su malestar, me llevó a la puerta del colegio y se regresó a casa con Miguelito, pues regresamos con los minutos justos para llegar a la hora citada...me esperaban sentados en tapetes de colores 12 niños de 5 años...me senté a su lado y cerramos un círculo...el cuento transcurrió entre muchos "¿a ver?" y "¡yo sé!"...sólo 2 niños son de nuevo ingreso a 3° y no me conocen bien...el resto, me habla por mi nombre y me hacían preguntas de cualquier cosa...fue realmente agradable estar con ellos...sentí como si una bocanada de aire puro entrara a mis pulmones, a mi cerebro y a mi corazón...

Es tan hermoso convivir con niños de 5 años...siempre felices, siempre dispuestos, siempre atentos y asombrados de lo que les cuentas...siempre deseosos de tener la palabra y defender su opinión...siempre orgullosos de sus logros...

Hace varios meses que mi muñeca lee y escribe...pero estas últimas semanas, su lectura es mucho más fluida y con una entonación tan adecuada, que sorprende... La hora del cuento...esa que mi mujer y yo hemos disfrutado por 5 hermosos años...los protagonistas ahora son otros...Angie ahora nos lee el cuento cada noche, a mi mujer o a mi...y Miguelito...cómo quedarse atras?!...escucha atento su propio cuento -acorde a sus 2 añitos- y después imita a su hermana contándolo él...aunque ahora debemos situarnos en habitaciones separadas...pues han de saber que desde que comenzó febrero duermen otra vez solitos en la recámara de Miguel...así que un cuento es ahí y el otro en nuestra recámara...

Esa medalla que recibí en el Jardín, me hizo pensar cuánta verdad hay en esa leyenda... Amamos profundamente a nuestros hijos...por eso, hace 5 años y 3 meses...somos unas mamás lectoras.  =D

jueves, 14 de febrero de 2013

El amor sin final...

Recuerdo aquella tibia mañana de invierno, tu mamá y yo nos veíamos y nos sonreíamos nerviosas, asustadas, con esa mezcla de excitación y miedo infinito...aquella mañana era decisiva para el resto de nuestras vidas...aquella mañana todos nos saludaban alegres, expectantes y asombrados porque llegué con muletas y una férula en el pie cubierta por una enorme pantufla de lobo gris...hacía dos días que en esa misma clínica me había roto el dedo gordo del pie derecho...que aguzado es Dios!  ...decía Ma, sólo así te vas a quedar quieta y en reposo...jajaja...fue en realidad bastante gracioso....aunque un poco doloroso =S

Dicen tus tías que las cosas se van olvidando con el tiempo, espero que nunca me llegue ese momento, porque ahora mismo recuerdo ese día a la perfección...a esta hora precisamente estábamos entrando en la clínica, ansiosas por recibirte y rogando tanto a Dios que te quedaras con nosotras.

Mírate ahora...eres una preciosa muñeca de cabello largo y rizado, grandes ojos cafés y una enorme sonrisa que conquista a todo el que cruza palabra contigo...eres la niña más hermosa del mundo...y la más buena.  

Desde que naciste has querido correr: dormiste 5 horas seguidas por la noche desde los 15 días de nacida; te sentaste solita a los 5 meses sin tambalearte ni siquiera un poco y hasta una sesión fotográfica te pudieron hacer; dijiste muchas palabras llegando a los 10 meses...y a Ma y a mi nos decías Pa y Papá jajaja...gateaste muy poquito...ansiabas usar tus piernitas para caminar y correr!! ..lo que lograste 5 días después de cumplir el año; dejaste el biberón cuando tenías un año y 2 meses, tomar en vaso te gustó más; y finalmente te decidiste a decir adiós al pañal a los 2 años y 4 meses...porque eras grande!  Tu primera "palomilla" se formó cuando tenías sólo 2 años y medio, y salíamos a jugar con ellas a la cuadra.  Tenías sólo 2 añitos con 9 meses cuando ingresaste a 1° de preescolar, a donde ansiabas llegar para conocer muchos amiguitos y jugar con ellos, comenzando una nueva y maravillosa historia...

Aún conservo celosamente la primera flor que me regalaste...hace mucho, mucho tiempo...es una florecita silvestre blanca, que encontraste en el pasto de los vecinos un día que salimos a regar el nuestro...conservo tu primer dibujo, que en realidad eran rayas y círculos, pero orgullosa dijiste: "¡es un pez!"...guardo como un tesoro y presumo en la puerta de mi habitación la primera vez que nos dibujaste juntas...yo soy un gran circulo sonriente con pies y manos, y tu un pequeño circulito sonriente con pies, manos y rizos dentro de mi pancita...la fotografía más bonita que se exhibe en nuestro recibidor, es una hoja de cuaderno donde están dibujadas dos mamás, una niña de largo cabello y un guapo niño muy bien peinado...todos cubiertos por un hermoso arcoiris y sonriendo felices...

Te encanta sentarte en mis piernas a ver las fotos de cuando eras bebé, los videos de cuando comías papilla, los de tus primeros pasos con Ma sujetándote fuerte, nuestros viajes, tus cumpleaños...eres tan romántica como yo...tu vida es color rosa, aunque ahora con Rapunzel, el morado y lila comienzan a desplazarlo jajaja...

Eres una niña maravillosa, pero contrario a mi, muy disciplinada.  Te esfuerzas por lograr lo que te propones, trabajas duro para ser la mejor en lo que te cuesta...y en lo que no...te pones a platicar, pues conoces bien tus capacidades, no es cierto?  Eres un periquito en clase...pero tu promedio en 3 años se mantiene en 9.6...

Gracias por llegar a mi vida, mi muñeca.  Gracias por querer quedarte ahí...en mi pancita como tú dices...gracias por llegar a hacerme la mujer más feliz sobre la tierra, por sostenerme en mis peores debilidades, por abrazarme frente a mis peores pesadillas, por enjugar mis lágrimas y decirme que todo estará bien y que me amas cuando me ves triste...por hacer que en mi vida exista el sol más brillante y hermoso cada mañana...tan sólo porque abriste tus ojitos de luz...

Gracias por ser, por estar, por amarme, por aceptarme y a veces tolerarme, por perdonarme y por disculparte cuando te equivocas, por animarme a ser mejor cada día, por agradecerme y elogiar la comida que te preparo, aunque a veces no me esmere tanto...gracias por todo y gracias por nada...

Poco a poco estás creciendo...ahora eliges la música que llevamos en el carro mientras vamos a tus clases, rara vez me dejas elegir tu ropa o tus zapatos, tus conversaciones cada día son más profundas...aunque tienes sólo 5 años...pero hoy hace 6 que vives en mi y vivirás para siempre...y por ti volaré...a donde quiera que te encuentres...

TE AMO
Tu Mami

miércoles, 6 de febrero de 2013

Cuando el amor no alcanza....

Quisiera poder escribir de manera ordenada, pero los pensamientos corren por mi mente sin darme tiempo a asimilar uno a uno...afortunadamente he dejado de llorar, ayer pasé un día de esos que se quisieran olvidar pronto...pero que jamás se van.

Era un día como cualquier otro, mi mujer se fue temprano a trabajar, mientras yo me quedaba preparando el lunch de mi muñeca para llevarla al Jardín, mi mamá llamó a media mañana para decirme que ya tenía el voucher de Angie (cuando la íbamos a inscribir en septiembre, mi mamá le ofreció a nuestra hija pagar sus clases de natación).  Pensé en ir sólo con mi muñeco por él, pero como siempre, creí que sería más agradable para ella ver a los dos niños, así que saliendo mi princesa, nos fuimos a recogerla a su trabajo.

Nos dirigíamos a su casa para comer con ella, antes de la clase de Angie, cuando le dijo:
-Ya te traigo el recibo de pago para que lo lleves a tu escuela de natación.  Pero no vas a ir hoy, verdad?
- Sí, tita, hoy ya vamos a ir; dice mi mami que ya está bonito el clima.  -contestó mi niña-  (tres semanas de enero no la llevé por el frío que se sentía).
- Pues eso dice tu mamá, pero el clima no está bien, hace mucho frío y no te debe exponer a que te enfermes.

Pequé de prudente, lo reconozco y por no querer darle un disgusto, me aguanté de decirle algo.  Así que continuó:
- Tu mamá es muy inconsciente con ustedes, los quiere tratar como grandes.
- Eso no es cierto, tita, mi mami nos cuida mucho. -contestó Angie un poco molesta-
- Pues si los cuidara no te llevaría a nadar al agua helada.
- No hay agua helada, el agua está calientita. Y hoy no hace frío.  Además ya también Miguelito va a ir.
- ¡¿Cómo que tu hermano va a ir?!
- Sí, pero no ahorita -se apresuró a corregir Angie al ver la reacción de mi madre-  Va a ir el próximo mes.
- Pero ese niño siempre está enfermo!!  -mi mamá todo el tiempo dice que mis hijos están enfermos (tal vez porque son los únicos nietos que ve)-  Ese niño se va a morir si lo lleva, ya no va a salir del agua, etc....
- No, tita, ya te dije que ahorita no, hasta el próximo mes cuando haga más calor.  -Mi niña no sabía como calmar la situación...a sus 5 años  =(
-Tal parece que tu madre quiere deshacerse de sus...

No pude más y enloquecí.  Tenía dentro de mí una bomba que estaba tratando de sofocar al ver a mi madre discutir con mi hija de 5 años, mientras ella trataba de calmarla... Pero el que se atreviera a decirle que yo me quería deshacer de ellos...ni mi corazón ni mi cabeza lo resistió.

Estaba en medio del tráfico de hora pico, por una de las vías rápidas más transitadas -y que por lo tanto se vuelve vía lenta-.  Ni siquiera recuerdo bien qué tanto le dije, son como nubes de pensamientos lo que recuerdo... Nos dijimos muchas cosas, me dijo que le daba asco, que jamás iba a aceptar que yo quisiera pensar en familiaridad con alguien que no era nadie para ella ni nunca lo sería, que nunca he cuidado bien a mis hijos...le dije que precisamente por eso ya me iba a casar y los niños llevarían el apellido de Yazmín, porque habíamos visto que lo último en lo que podíamos confiar era en su buena voluntad, que jamás me iba a ver sola como ella aunque sabía que eso era lo que quería, verme fracasada como ella lo está, que por eso nadie la busca ya porque quieren ser felices y ella a nadie deja ser feliz, que me he aguantado todo por los compromisos que tengo con ella pero que ya me tiene harta...le dije todo lo que nunca le había dicho...y ella también.

De todo lo que ocurrió, lo que más lamento y muy profundamente, son las grandes lagrimitas que mi princesa empezó a derramar (Miguelito gritaba a la par mío) ...ni siquiera dijo nada, algunas veces que nos ha visto tener diferencias -no pelear-, siempre nos decía "no peleen, no peleen"...un día, ya estando en casa, me dijo que no le gustaba que le hablara así a mi mamá.  Y claro que pensé en no hacerla ya pasar por eso, no quería que ella viera y oyera lo que estaba pasando...pero simplemente pasó.

Sé que es muy difícil para mi princesa, ama profundamente a su abuela, ella la adora y tienen una muy buena relación....como la que nunca tuvo mi mamá con ninguno de sus 19 nietos anteriores.  Pero ama más a sus dos madres, y eso es algo que gracias a Dios y a la madurez de mi hija nunca pudo quitarle, aunque lo intentó.

La dejamos en su casa, ya no fuimos a natación, me esforcé por manejar lo mejor que podía pese a las enormes lágrimas que tenía y que no cesaban...hasta los lavacoches e inmigrantes se daban media vuelta cuando me veían...traté de comunicarme con mi mujer hasta que lo logramos -su tel anda raro-, escucharla me tranquiliza, pero en ese momento, no quería decirle nada, no quería que mi muñeca oyera otra vez...aunque ya se había quedado dormidita...

Llegué a la casa desecha, pero mis dos hermosos hijos tenían hambre...afortunadamente había quedado comida del lunes y eso les ofrecí.  Les puse una película de la televisión y me acosté a su lado...mi mujer llamó enseguida, cuando ya casi no tenía lágrimas...ni fuerzas...

Amo a mi madre, mis hijos lo saben, mis hermanos también -hasta me han llegado a decir que aguanto demasiado-, mi mujer obviamente que también, ha sido tan paciente...me da una y otra vez la prueba más grande de su amor cuando después de que me ha visto llorar por su causa, accede a quedarnos a dormir en su casa...sólo porque eso la hace feliz.  Tal pareciera que la única que no lo sabe -como la canción de la boa jajaja- es ella...

Mi mujer llegó a tiempo de ayudarme a acostar a nuestros hijos, ella les leyó el cuento y cuando ya dormían le conté todo.  Sólo me abrazó y lloró conmigo...eso era más que suficiente.  Finalmente me dijo que nuestra vida y la de nuestros hijos no puede seguir girando en torno a mi mamá, que si hacemos algo para que ella vaya con nosotros, que si no frecuentamos a X para que no se sienta mal, que si no regañamos a nuestros hijos frente a ella para ahorrarnos problemas, que si me tengo que aguantar como saco de boxeo sólo porque tenemos una deuda con ella....

Todo le he perdonado.  He querido que sea feliz sus últimos 5, 10 o quizá -pero no lo creo, aunque quisiera- 15 años.  He tratado de suplir la ausencia de sus otros 5 hijos, a quienes ve muy esporádicamente. Me he esforzado por ser la mujer perfecta que ella siempre exigió...y ayer me di cuenta de que nunca estaré ni siquiera en el límite mínimo...ya no hay más que hacer para demostrarle que la quiero y obtener de ella por lo menos su aceptación.

El título de este post es: Cuando el amor no alcanza... Y así me siento ahora... Siento que todo el amor, respeto y admiración que siento por ella...no me alcanza esta vez para perdonarla. =,(
 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers