Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

martes, 23 de abril de 2013

El susto más grande de mi vida...

El sábado pasado fuimos al circo...era el supuesto Circo Chino de Pekín, que hace ya muchos años había disfrutado al lado de mi madre.  Los boletos tenían un costo alto, por lo que decidimos no asistir, sin embargo, mi mamá realizó algunas compras en una plaza comercial y le obsequiaron 2 boletos de niño...al día siguiente mi hermana le llamó para comentarle que por su casa estaban ofreciendo boletos a mitad de precio, así que compró los de nosotras...

Otra de mis hermanas compró dos palcos para asistir con su familia, y preguntó si le harían válidos los boletos de cortesía de mis hijos, le respondieron afirmativamente...mi mujer los esperó a la entrada con nuestros hijos, en tanto yo me acomodaba en gayola por aquello de los asientos sin numeración...cuál sería mi sorpresa que a la hora de la verdad no dejaban pasar a los niños hasta que se cubriera el costo de taquilla de su boleto...en fin, que mi hermana se enfureció y les dijo unas cuantas cosas, pero mi cuñado, a quien no le gusta discutir y menos por dinero, se dirigió a la taquilla a pagar...

Cuando mi mujer llegó y me contó todo, le pregunté porqué no se los había traído con nosotros, pero me aseguró que mi cuñado no la había dejado...comenzó la función y otra decepción...el circo era exactamente el mismo espectáculo que hace 4 o 5 meses fuimos a ver con el nombre de Circo Atayde, lo único que cambió fueron 3 números que presentaron un grupo de jovencitos asiáticos...por lo demás era exactamente igual!!!! ...nada qué ver con el auténtico Circo Chino que he disfrutado 3 veces en mi vida...el que por cierto no presenta números con animales...

Y fue precisamente en ese tenor de donde proviene el título de este post...todo transcurría en paz, compramos varitas de colores, palomitas, papas y refrescos a nuestros hijos que les enviamos con los mismos vendedores, además de que mi mujer le dio algunas monedas a Angie para los dos, por si deseaban comprar algo...

No puedo decir que me gustó la función, realmente eran muchos números con animales y poca demostración de algún talento...casi todo el tiempo nos la pasamos observando a nuestros hijos a la distancia, que aunque en realidad eran escasos 10 metros y estaban al cuidado de 5 adultos, sentados detrás de ellos...no los perdíamos de vista...

Durante el intermedio, mi mujer salió a comprar más golosinas para los niños y la familia de mi hermana, pero había mucha gente y tardó un poco más de lo planeado...la función comenzó otra vez...y abrieron la segunda parte con un grupo de hermosos caballos cafés, que corrían alrededor del escenario...en realidad ya no puedo recordar gran cosa...lo único que viene a mi mente una y otra vez sin cesar es un enorme caballo tropezando uno o dos metros antes de donde se encontraban mis hijos sentados en la primera fila del palco...el caballo no pudo mantener el equilibrio, tal vez porque los otros que corrían a su lado se lo impidieron...pero ese majestuoso y muy poderoso animal cayó de lado exactamente frente a mis hijos...(regreso por segunda vez, después de levantarme de esta silla, tomar aire, abrir y cerrar mis ojos, y dejar que pase el temblor de mis manos....)  ...el caballo quedó de costado en el borde que separaba el escenario de los palcos...a menos de un metro de mis hijos...salté de mi asiento y supongo que grité ¡mis niños!...todo pasó tan rápido...el caballo se tambaleaba...yo no encontraba por dónde pasarme porque las tres secciones estaban separadas....mi mujer no estaba a mi lado y ni siquiera se estaba enterando de lo que pasaba...confié en mi hermana, sabía que ella cuidaría de mis hijos como si fueran suyos...uno de sus hijos es el padrino de Angie, así que en tanto veía al caballo luchar por levantarse y a mis niños frente a él...pensaba "¡¿porqué no los quitan de ahí?!!!!   mi cuñado saltó al mismo tiempo que yo llevándose a la bebé de su hija hasta atrás...y mis pequeños se quedaron ahí, en sus sillas...mientras los otros 4 adultos que quedaban junto a ellos y que son sus primos y tía...sólo los veían...y les decían: "es que el caballo está asustado, no tengas miedo"...según nos platicó Angie después...

Supongo que fueron segundos...pero no se imaginan cuán lento pasaron...no puedo evitar llorar otra vez...de sólo pensar qué hubiera pasado si el caballo no hubiera podido levantarse...Angie sintió sus patadas en el aluminio de su palco...salió de ahí asustada y yo por primera vez después de la preeclampsia de Angie con la presión alta...el caballo se levantó pero no se movía de frente a mis hijos, ya no en el escenario sino pegadito a ellos...me aterrorizaba pensar en que comenzara a patear por el mismo susto, que se levantara y les pegara con sus patas delanteras...porque los del circo no lo podían hacer que se metiera otra vez al escenario...es la experiencia más horrible que he vivido...ver en peligro de muerte a mis hijos...ahí...frente a mis ojos...sin poder llegar hasta ellos para protegerlos...

Moraleja:  Primera...y última vez que los suelto...

1 comentario:

Comparte con nosotras!!

 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers