Lilypie Kids Birthday tickers Lilypie Fifth Birthday tickers

domingo, 9 de marzo de 2014

Adiós, febrero

Llegaste tan pronto como te fuiste; el mes más breve del año, pero el más largo en mis recién estrenados 39 años...te abracé los primeros días con la esperanza de quien recibe una nueva oportunidad, con las ilusiones de quien ansía tocar el cielo nuevamente, con la certeza de que por fin venceríamos, juntos, cada piedrita que se nos presentara otra vez...

De tu mano crucé el umbral del más cálido consultorio en el que he estado en toda mi vida, y vaya que han sido muchos!  Abracé con fuerza la decisión a la que me orillo mi maravillosa esposa, a quien Dios, la vida, la naturaleza, el cosmos, el destino o quien sea que quieras llamarle, puso en mi camino para levantarme del vacío...finalmente regresé con mi extraordinaria doctora y a mi medicación, comencé en tus primeros días a vivir los estragos de salir de una crisis en la que por negligencia hacia mí misma estuve sumida durante tantos, tantos meses...pero qué más dio, estuvieron conmigo, a mi lado, como siempre, mis tesoros, los motores que me hacen funcionar y la única razón por la que tanto tiempo me levanté a continuar el viaje...

No terminaba aún tu primera semana, cuando una llamada telefónica me anunció la partida inevitable de aquella mujer que me conoció desde que nací y de la que tanto había aprendido; durante varios días escuchaba el timbre del teléfono y me hacía pensar en malas noticias...hasta que finalmente llegó, ni siquiera pude llorar, Angie tenía amiguitas de visita, así que no quise arruinar su diversión, me limité a mensajear a mi mujer, y mientras escribía las lágrimas rodaban sin poderlas contener...ella salió en cuanto pudo de la planta, llegó a abrazarme y a darme la certeza de que todo estaría bien, porque ahí estaba, conmigo, para mi....salimos de casa a dejar a los niños con sus primos a las 10 de la noche, y regresamos a casa después de casi 24 horas...después de decirle adiós para siempre, de recordar su sonrisa, sus palabras, su elegancia y clase a pesar de todo lo que pudiera estar viviendo, aquella hermosa mujer de 80 años, hermana de mi madre y sin embargo, tan diferentes entre sí, una mujer que siempre me respetó y trató a mi familia como tal, una mujer que me enseñó a rezar cuando apenas aprendí a hablar, y que siempre vivió congruentemente con lo que predicaba, una mujer que vivió en carne propia el rechazo, la discriminación y la soledad, una mujer que aún con las pocas conversaciones que tuvo conmigo, me dejó muchas más enseñanzas que muchas personas con quienes he hablado hasta el amanecer...

Seguiste tu paso, febrero, y llegó el día del amor, el día que celebramos nuestro amor hecho niña, ese 14 de febrero cumplimos 7 años de ser madres, un 14 de febrero que recordaremos siempre como el día que decidimos tomarnos de la mano y aventurarnos en la maravillosa historia de la maternidad...y un 14 de febrero que ahora celebramos con dos hermosos niños de la mano, con una niña que por primera vez sintió lo que era sentir roto el corazón, porque el niño al que había amado durante tanto tiempo, le dio una carta a otra niña del salón...si, febrero, este día ha sido ahora también memorable para ella, aunque no como hubiéramos querido...

Llegó el día 15, que casi cada mes llega a quedar ahogada su memoria en un mar de actividades propias de la quincena, sin embargo, este 15 recordé, sólo faltaba un mes para cumplir un año de casadas...un año?? =O  Síii!! Un año!!!  A dónde se habían ido todos los otros 11 meses??? 

Seguiste tu paso, y con cada día me enfrentaste a nuevos retos, unos de bajada...unos de subida...pero retos al fin y al cabo.  Apenas ahora, por fin logré comprender del todo que tengo una hija en la primaria, que está cambiando tanto y tan de prisa que me abruma, que a veces me cuesta aceptar la diferencia abismal con la vida cuando yo tenía 6 años, ahora tengo que seguir el paso de mi hija, encauzar su energía, proteger su integridad, velar por sus sueños e impulsarla a lograr lo que se proponga, sin perder de vista lo más importante...

También de tu mano, febrero, tuve que aceptar de hecho, que ya no tengo un bebé en casa, llegaron las preinscripciones y con ellas, la certeza en papel de que mi niño ha crecido, que en escasos 6 meses estará ingresando a la vida académica, en la que estará inmerso los siguientes 20 años...  Aunque mi niño lo espera con ansia!  Tiene una sed insaciable por aprender, diariamente hace sus "tareas" a la par de su hermanita y también una breve jornada en casa durante la mañana, cuenta hasta el 24 y por decenas hasta el 100, realiza trazos perfectos de figuras dibujadas, identifica los números por símbolo y cantidad, su motricidad fina es extraordinaria, reconoce y traza su nombre, le encanta que le leamos cuentos, especialmente Mamá y después él se los repite emocionado, adora tocar el piano, la guitarra, el tambor, la flauta, y todo instrumento que tenga disponible, es un niño adorable y maravilloso...

Pero te has ido ya, febrero, contigo se fue el invierno, contigo se cerró un capítulo de mi vida, contigo recordé feliz al lado de mi amada mujer la llegada de Angie a mi vientre y nuestra vida, contigo se abrió una nueva etapa para nuestra familia, contigo febrero, he tomado decisiones importantes para mi, para mi esposa y mis hijos, decisiones familiares que me han costado peleas telefónicas y en persona con mi madre, pero afortunadamente decisiones que planeo respetar por mi bien y por el bien de los que amo...gracias febrero, y adiós...

1 comentario:

  1. Hola Rocío, espero que todo esté bien, ya no has escrito como lo hacías antes o me perdí de la despedida, snif.
    Cuídate y espero ver nuevas entradas muy pronto, saludos!.

    ResponderEliminar

Comparte con nosotras!!

 
Daisypath Anniversary tickers Daisypath Anniversary tickers